OSSE: Restringido de 11 a 17
12/12/2006
Fábrica militar de Río III

Tercer mega-atentado durante el gobierno de Menem

El fiscal dijo que el juez Diego Estévez hizo una “selectiva, arbitraria y hasta capciosa” valoración de las pruebas al sobreseer a seis hombres del Ejército imputados por la voladura de la fábrica militar de Río Tercero, y volvió a insistir con que lo que ocurrió fue para ocultar el tráfico ilegal de armas a Croacia y Ecuador, durante el gobierno de Carlos Menem.

 

@DIN, 12 de diciembre del 2006 - La Cámara Nacional de Casación argentina avaló una pericia que calificó de "intencional" la voladura de la fábrica militar de Río Tercero, en Córdoba, ocurrida durante el último gobierno de Carlos Menem en la Argentina. En tanto el fiscal federal Carlos Stornelli apeló sobreseimientos que beneficiaron a los militares acusados en este caso.

En la resolución, la sala II del máximo tribunal penal del país dejó firme la pericia como prueba para la causa judicial, al rechazar un recurso que pedía su nulidad, presentado por la defensa de militares imputados en esa investigación.

Paralelamente, Stornelli apeló una decisión del conjuez de Río Cuarto, Diego Estévez, quien el 5 de diciembre último sobreseyó a los seis militares por considerar que "faltaban pruebas para calificar lo ocurrido como intencional".

Stornelli pidió que se revoque ese fallo y reiteró que existen evidencias contra los acusados, para demostrar que provocaron la voladura con la intención de encubrir un faltante de armamento, a raíz del tráfico de armas a Croacia y Ecuador en el menemismo.

En cuanto a la resolución de Casación, los camaristas Juan Fégoli, Pedro David y Gustavo Mitchell entendieron que una pericia clave que concluyó que la voladura de la Fábrica Militar en noviembre de 1995 fue provocada y no accidental puede ser usada para impulsar la investigación y debatida en juicio oral.

En un duro revés para los militares imputados, los jueces antepusieron el "derecho a la verdad" de las víctimas y sus familiares -garantizado en pactos internacionales- por sobre cualquier otro argumento procesal, según difundió hoy la agencia Télam.

La decisión avaló la investigación que se realizaba por "estrago doloso agravado por tráfico de armas" -delito que prevé hasta 20 años de cárcel- contra Carlos Franke, Edberto Gonzalez de la Vega, Jorge Antonio Cornejo Torino, Oscar Quiroga, Juan Carlos Villanueva y Marcelo Gatto.

"En este caso de gravedad institucional conocer la verdad es una expectativa que el Estado debe satisfacer", entendió la Cámara al considerar que no hay un daño irreversible para los eventuales acusados, quienes en todo caso estarían en condiciones de rebatir esa pericia en un juicio oral.

Casación analizó la pericia luego que el 19 de diciembre del 2003 el tribunal oral en lo criminal federal 2 de Córdoba suspendió la preparación del juicio por la voladura y envió la causa nuevamente a la Justicia de instrucción.

Esta decisión se tomó debido a una pericia que el Tribunal encargó como parte de la llamada instrucción suplementaria que se realiza en todo juicio oral y que arrojó un resultado distinto a la acusación que pesaba entonces sobre los militares, estrago culposo, es decir, no intencional.

El estudio concluyó que "no se encontró ninguna evidencia de que el fuego pudiera haberse originado accidentalmente". La iniciación de la llama en un tambor cargado con trotyl "se produjo por efecto programado utilizando artefactos electrónicos existentes en el mercado como, por ejemplo, un celular", detalló el estudio, entre otros puntos.

En el trabajo se advirtió que para volar la fábrica se usó un detonador y un reforzador, con un "direccionamiento selectivo de la onda expansiva".

La Fábrica Militar de Río Tercero estalló el 3 de noviembre de 1995 y causó 7 muertos, centenares de heridos y arruinó para siempre la tranquila vida de miles de familias en esa progresista localidad cordobesa, ubicada a 130 kilómetros de la capital provincial.

 

@DIN - Agencia Digital Independiente de Noticias

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados