OSSE: Restringido de 11 a 17
27/12/2007
INTEGRACION REGIONAL

El Banco del Sur, eje del encuentro de Lousteau con su par de Brasil

La representatividad de cada uno de los socios en la entidad fue el tema central de la reunión que mantuvieron hoy el ministro argentino con su homólogo, Guido Mantega, quien propuso la idea de que la entidad tenga miembros mayores y menores.

A menos dos meses de la fecha fijada para la cristalización del Banco del Sur, la representatividad de cada uno de los socios sigue siendo el tema a discutir entre los países miembros, y fue el eje central de la reunión que mantuvieron este jueves el ministro de Economía, Martín Lousteau, y su par brasileño, Guido Mantega.

En el encuentro, que se dividió en dos tramos: un almuerzo en la Embajada del vecino país en Buenos Aires y una posterior reunión en el Palacio de Hacienda, el ministro de Hacienda brasileño explicitó la intención de impulsar un Banco del Sur con socios mayores y menores, de acuerdo con la cantidad de capital que cada uno aporte, según informaron a Télam fuentes diplomáticas de ese país.

"En la reunión se habló sobre el estatuto del Banco del Sur, para definir sus características principales: la cuestión del capital; cómo cada país participará en su integración, la conformación de consejo directo y las cuestiones de estructuración", informó uno de los funcionarios que integró la comitiva brasileña.

Desde el gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva la propuesta es que el capital del banco deberá ser entre 7.000 y 10.000 millones de dólares, a ser integrado en un período a definir entre socios mayores y menores; países que pueden pagar más y que puedan pagar menos.

En ese esquema, Argentina, Brasil y Venezuela serán los socios mayores que aportarán entre 1.000 y 2.000 millones de dólares.

Las fuentes se excusaron de precisar si cada país tendrá un voto a la hora de tomar decisiones o "su peso" estará en proporción al dinero aportado.

Tras la finalización del almuerzo, el propio Mantega, en declaraciones a la prensa, relativizó la propuesta al asegurar que esa iniciativa "se tiene que discutir entre los demás miembros" antes del 9 de febrero próximo.

No obstante, dejó en claro que "el Banco (del Sur) tiene que ser eficiente, profesional y deberá dar ganancias", y concluyó el contacto sin brindar mayores precisiones.

Mantega fue quien siempre se mostró más crítico a la decisión de Venezuela de impulsar un banco de fomento que, entre otras cosas, busque repatriar los fondos que los siete países latinoamericanos que impulsan el Banco del Sur tienen en el exterior.

Estos fondos, según estimaciones del presidente de Ecuador, Rafael Correa, sumarían unos 210.000 millones de dólares.

Lousteau y Mantega se dirigieron más tarde al Palacio de Hacienda, donde se reunieron con el viceministro de Finanzas de Venezuela, Rafael Isea, para seguir hablando sobre el Banco del Sur.

De ese encuentro surgió una propuesta para una nueva reunión de todos ministros de Economía de los países que conformen el Banco del Sur para la segunda semana de enero, posiblemente en Caracas.

El pasado 9 de diciembre, los jefes de Estado de Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela acordaron la creación del Banco del Sur, y dieron 60 días corridos (hasta el 9 de febrero) a sus respectivos ministros de Economía para lograr la conformación final de la entidad.

Luego de la firma de ese acuerdo en Buenos Aires, previo a la asunción de Cristina Fernández de Kirchner, el propio Mantega dijo que la entidad "será autosuficiente, tendrá que dar lucro, no podrá funcionar a base de subsidios y no será destinado a proyectos que no sean rentables y eficientes".

En el acta que firmaron los mandatarios, se destacó que el Banco del Sur respaldará proyectos de desarrollo "en sectores sociales, para reducir la pobreza y la exclusión social" e iniciativas que "favorezcan el proceso de integración suramericana".

En el encuentro de este jueves, Lousteau y Mantega realizaron además un repaso de la situación macroeconómica de ambos países, sin ingresar en mayores detalles, lo que impidió que se profundizara en el tema del intercambio comercial del mercado automotriz.

En cuanto a las relaciones bilaterales, el ministro brasileño destacó que con Lousteau "intercambiamos ideas sobre el escenario macroeconómico de Argentina y Brasil y de América Latina".

"No hablamos de régimen automotriz", aseguró el funcionario brasileño ante la pregunta de los periodistas.

También dialogaron sobre la suba internacional de los precios de los alimentos, "que beneficia a nuestros países (por la exportación) aunque esto trae problemas de inflación interna", acotó -por último- Mantega.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados