OSSE: Restringido de 11 a 17
20/12/2007

“Nos debemos una historia diferente”, le dijo Cristina a los nuevos cadetes militares

En carácter de comandante en Jefe de las FF.AA., la Presidenta encabezó el acto de graduación de las tres fuerzas. “Tenemos la inmensa responsabilidad de remontar la tragedia que hemos vivido, de hacerlo con memoria, verdad y justicia, en el marco de la Constitución”, sostuvo la mandataria. Y agregó: “Tengo esperanzas de que ustedes se van a comprometer en la construcción de una institución diferente”.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner exhortó este jueves a los militares a construir una "nueva historia" de cara al bicentenario y a remontar las "tragedias del pasado" con "memoria, verdad y justicia".

En su primer discurso como comandante en jefa de las Fuerzas Armadas, la mandataria presidió la ceremonia de egreso de más de 300 nuevos oficiales de las Fuerzas Armadas en el Colegio Militar de la Nación, en El Palomar, acompañada por el vicepresidente Julio Cobos; la ministra de Defensa, Nilda Garré y gran parte del gabinete.

"Queremos los argentinos, en esta etapa del bicentenario, la reconstrucción de lo que podríamos denominar una nueva historia; Nos debemos todos los argentinos una historia diferente", enfatizó Cristina en su discurso.

Al comienzo de su mensaje, la Presidenta destacó la importancia que le asignaba a la ceremonia -que se desarrolló en el Patio de Honor del colegio-, que "significa que vuestra comandante en jefe, electa por voluntad popular, les entregue a ustedes los sables que son para defender al pueblo y la Nación".

"Tengo muchas esperanzas puestas en ustedes. Nos debemos todos los argentinos escribir una historia diferente", enfatizó Cristina en su discurso y sostuvo que "muchas veces nos han presentado la historia fragmentada, como desconectada en hechos, tal vez para que no podamos entender y se provoquen historias que han sido trágicas".

Al dirigirse a los egresados, la mandataria dijo que "en esta etapa que se avecina del bicentenario, todos tenemos la inmensa responsabilidad de remontar la tragedia que hemos vivido, y hacerlo con memoria, verdad y justicia en el marco de la Constitución y las leyes".

Asimismo, Fernández de Kirchner destacó que los egresados de hoy "no han sido protagonistas ni responsables de los desatinos y tragedias del pasado", y expresó su convencimiento de que "se van a comprometer en la construcción de un país diferente".

En su discurso, la mandataria diferenció "dos etapas históricas" en la vida de las Fuerzas Armadas del país: una, la "fundacional y la de la emancipación nacional" y la otra, a la que llamó de la "decadencia institucional".

En la primera etapa, Cristina indicó que "hombres que no eran militares se hicieron militares porque eran patriotas y la hora exigía del valor y la heroicidad para liberar la Patria" y puso como ejemplo de "figura emblemática" a Manuel Belgrano.

"Luego vino lo que yo concibo como la etapa de la decadencia institucional de nuestro rol como Fuerzas Armadas en defensa de la Patria", dijo la Presidenta y añadió que en esa etapa se produjo la "ruptura institucional y la violación de la Constitución".

En ese marco, dijo que esa etapa trajo paradójicamente "otra figura, casi antagónica con la de Belgrano, la de los militares que se hacían políticos, utilizando las armas de la Nación y violando la Constitución".

En ese momento del discurso, desde un piso superior del salón, alguien gritó al parecer el nombre de un militar muerto en los años ’70, en un episodio aislado.

En otro tramo, Cristina mencionó además que en esa etapa de la historia "no fueron sólo las Fuerzas Armadas" las responsables, sino que también "desde afuera y adentro se apoyó esa ruptura institucional".

Hacia el final del discurso, la jefa de Estado aseveró que "la defensa de la Patria nunca puede ser el enfrentamiento entre hermanos y nunca puede pasar por la violación de la Constitución", sino que debe ser "custodiar al país para que nuestro pueblo pueda desarrollar su vida en paz y mejorar cada día".

"Estoy convencida de que lo vamos a lograr, darnos unas Fuerzas Armadas con un rol moderno, contemporáneo, profesional, de cooperación con el modelo de desarrollo económico, social e institucional que tiene el lugar que la Constitución le asigna", sostuvo Fernández de Kirchner.

Tras su alocución, Cristina -vestida con un tailleur blanco y el pelo recogido- le tomó el juramento de rigor a los 198 subtenientes, 74 guardiamarinas y 57 alféreces que egresaron hoy; entre ellos, 18 mujeres y luego se inició la entrega de sables.

Participaron de la ceremonia el canciller Jorge Taiana, y los ministros de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández; de Interior, Florencio Randazzo; de Trabajo, Carlos Tomada; y de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao.

También estaban los cuatro principales jefes militares: el jefe del Estado Mayor Conjunto, Jorge Chevalier; y los jefes del Ejército, Roberto Bendini; de la Armada, Jorge Godoy; y de la Fuerza Aérea, Normando Costantino.

Entre los egresados, hay una media docena de Fuerzas Armadas de Bolivia, Perú y Panamá, incluida una mujer.

Previo al discurso, se realizó una oración y la bendición de sables, que estuvo a cargo de monseñor Pedro Candia, quien reemplazó interinamente a Antonio Baseotto en el obispado castrense.

Finalizado el acto, la Presidenta debió utilizar el helicóptero de reserva, perteneciente al Ejército, ya que el de la Presidencia no pudo arrancar.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados