OSSE: Restringido de 11 a 17
13/12/2007
Córdoba

La tragedia en la Univ. Nac. de Río IV se podría haber evitado, según un informe de la Sigen

Un informe oficial había revelado fallas en la UNRC. La explosión se cobró tres víctimas. Desidia y corrupción. Nadie se ocupó del tema.

Una serie de fuertes explosiones registradas el miércoles 5 de noviembre pasado en un laboratorio de la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC) provocaron heridas a por lo menos 20 personas, tres de las cuales fallecieron. Ahora, sale a la luz un estudio de la Sigen que revela que la tragedia se podría haber evitado. Responsabilidades y desidia. ¿Quién se hará cargo? La corresponsal Denise Audrito para el diario La Voz del Interior publica una interesante nota al respecto. Veamos:

CÓRDOBA (La Voz del Interior), Río Cuarto. (Está en Internet). Cuatro meses antes de la tragedia en la planta piloto de la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC), un informe de la Sindicatura General de la Nación (Sigen) había señalado, específicamente, que “el espacio disponible para la atención a los alumnos y el lugar de trabajo del personal en la Facultad de Ingeniería es inadecuado”. Esto mismo había advertido en documentos anteriores, correspondientes a evaluaciones anuales del sistema de control interno de la UNRC, en los que se mencionan claramente numerosas falencias en materia de seguridad “que exponen a la organización a riesgos innecesarios”.

La Sigen tiene a su cargo el dictado, aplicación y supervisión de las normas de control interno del Sector Público Nacional. En su página web pueden consultarse evaluaciones de distintas universidades y organismos nacionales con problemas similares, de consideración (www.sigen.gov.ar).

Las publicaciones correspondientes a la UNRC, de los años 2005 y 2006, establecen, en su inicio, que la casa de altos estudios local “carece de una infraestructura formalmente aprobada”.

En julio del 2007, la Sigen alertó que el nivel de receptividad de las autoridades universitarias locales a las cuestiones planteadas por los órganos de control era “bajo”, porque, decía, “si bien han iniciado acciones a fin de dar solución a algunos problemas”, aún restaban “regularizar una importante cantidad de hallazgos en diversos circuitos de la organización”.

Éstos son algunos de los “hallazgos” o falencias relacionadas con la seguridad detectadas por la Sindicatura que, durante el 2006, permanecieron “sin acción correctiva”:

1. “Si bien la Universidad cuenta con un área que debe entender en el mantenimiento del sistema contra incendios, éste no está estructurado u organizado. No existe un plan de respuestas ni tampoco existe un programa integral de adquisición de equipos de seguridad.

2. Existen algunas salidas de emergencia a las cuales se les ha cambiado su destino, imposibilitando su uso como tal.

3. Sobre un total de 23 máquinas verificadas, 65 por ciento de ellas (15) están sujetas a potenciales riesgos de responsabilidad, encontrándose aseguradas sólo cinco unidades.

4. La Universidad no cuenta con planos actualizados de sus instalaciones eléctricas ni tampoco ha implementado, como política generalizada de seguridad, la renovación de antiguas instalaciones y la utilización de interruptores automáticos.

5. No existe definición expresa de quién tiene bajo su responsabilidad la supervisión y mantenimiento de los montacargas.

6. Falta personal capacitado para el ejercicio de la función de mantenimiento y supervisión de calderas o la contratación de supervisión técnica externa”.

¿Mejoras? La Sigen había remarcado en la evaluación del 2005, que el departamento de Higiene y Seguridad en el trabajo de la UNRC se hallaba “inactivo” y que no contaba con responsable ni con recursos humanos y materiales para su funcionamiento.

En el último informe se menciona, como “acción correctiva”, que por resolución 598/05 (tras la explosión del horno patógeno) la UNRC creó una comisión de higiene y seguridad, a la cual se le asignó responsabilidades y un presupuesto de 100 mil pesos para ejecutar acciones.

Puntualiza también que, a fines del 2006, el Ministerio de Educación otorgó, para el presente año, un subsidio de 700 mil pesos para mejoras en materia de seguridad. Hoy se sabe que si bien el dinero se habría invertido en puertas de emergencia y algunos cursos, el comité de seguridad hace un año que no se reúne.

En julio del 2007, el órgano estatal de control nacional dictaminó que las acciones encaradas por las autoridades, para subsanar algunas falencias detectadas “no resultaron suficientes”. Recordó que según el artículo 59, de la ley 24.521, “la autoridad superior es la responsable del mantenimiento de un adecuado sistema de control interno”.

Por otra parte, al analizar los sistemas de información, deja sentado que “no en todos los casos la alta dirección recibe de las gerencias operativas y de los mandos medios la información adecuada y oportuna para la toma de decisiones”.

Uno de los puntos que llama la atención, ahora que se conoce que los investigadores de la planta piloto no tenían contrato firmado para realizar los ensayos encargados por la empresa De Smet, pero pensaban canalizarlo a través de la Fundación de la UNRC, es que esa modalidad es cuestionada por la Sindicatura General.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados