OSSE: Restringido de 11 a 17
23/11/2007

El Nordnorge asistió a pasajeros del naufragio en la Antártida

El barco de bandera noruega Nordnorge, de la compañía Hurtigruten, rescató a 154 náufragos (100 pasajeros y 54 tripulantes) del barco de bandera liberiana MV Explorer este 23 de noviembre, a las 11.30 de la mañana. El aviso fue recibido por el capitán del Nordnorge, Arnvid Hansen, a las 2 de la mañana quien llegó a destino a las 6 y terminó de asistir a los navegantes, que permanecían en aguas antárticas a bordo de botes Zodiac.

El barco de bandera noruega Nordnorge, de la compañía Hurtigruten, rescató a 154 náufragos (100 pasajeros y 54 tripulantes) del barco de bandera liberiana MV Explorer, este 23 de noviembre del 2007, a las 11.30 de la mañana. El aviso fue recibido por el capitán del Nordnorge, Arnvid Hansen, a las 2 de la mañana quien llegó a destino a las 6 y terminó de asistir a los navegantes, que permanecían en aguas antárticas a bordo de botes Zodiac.

El MV Explorer estaba situado al este de King Georges Islans en las South Shetland Islands, de donde se rescató a todos gracias a las buenas condiciones climáticas pero frías que reinaban en la zona.

MS Nordnorge encabezó el rescate en coordinación con el Centro de rescate del MRCC chileno de Valparaíso.

Hasta las 20 horas de este viernes, el barco confirmó que dejará a los pasajeros rescatados en la base Chilena antártica Frei-Marsh en King George Island, de donde serán evacuados en avión hasta el Continente. Desde allí, el Nordnorge continuará su viaje tal cual lo programado. De acuerdo a lo solicitado por GAP Adventures, la compañía de seguros del MV Explorer, los náufragos fueron desembarcados en tierra dado que se dieron las condiciones climáticas necesarias.
 
De acuerdo a informaciones extraoficiales los argentinos a bordo se llamarían Andrea Salas (33 años) y Pablo Belliú (36 años). Ambos pertenecen al personal de a bordo del buque siniestrado.

El explorador brasileño experto en Antártida, Amir Klinck, con más de 27 viajes a la región antártica, aseguró que la mayor dificultad de un viaje a la Antártida no es el continente mismo sino llegar hasta él. “Los grandes icebergs no son el problema sino los pequeños trozos de hielo que fluctúan casi imperceptibles en el mar abierto. Un encuentro con ellos puede producir accidentes graves como el que ocurrió hoy con el MV Explorer”, afirmó.

El Nordnorge tiene capacidad para 609 pasajeros pero durante sus cruceros antárticos su capacidad está reducida en sólo 240 para asegurar que todos los turistas puedan visitar cada punto en territorio continental. Navíos con mayor volumen no pueden desembarcar en el continente dadas las condiciones impuestas por el Tratado de Turismo Antártico que limita el número de gente que puede permanecer en tierra cada determinada cantidad de horas.

Gracias a esto fue que el Nordnorge tuvo la capacidad suficiente como para albergar en las áreas comunes del barco a los náufragos del MV Explorer, quienes tuvieron atención médica inmediata y sólo presentaron algunos cuadros de hipotermia.

 

Fuente: Sandra Kan -  Prensa de la Compañía Hurtigruten. 23/11/07

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados