17/01/2018
Visita a La Araucanía y encuentro con los jóvenes

En Temuco, el Papa Francisco realizó la "Misa por el progreso de los pueblos"

Las actividades del Sumo Pontífice comenzaron con la eucaristía en la capital de la Novena Región, donde realizó un llamado a la unidad y evitar la violencia.

SANTIAGO.- Una extensa jornada marcó el tercer día del Papa Francisco en Chile, que incluyó la segunda misa masiva en la capital de La Araucanía, su regreso a Santiago para el encuentro con los jóvenes en el Templo Votivo de Maipú y finalizó con su visita a la Casa Central de la Universidad Católica ubicada en la Alameda.

Un llamado a cumplir acuerdos en La Araucanía

Ante unas 130 mil personas que se reunieron en la base aérea de Maquehue en Temuco, el Papa Francisco realizó la "Misa por el progreso de los pueblos", instancia en la que se refirió al conflicto que afecta a la zona y que involucra al pueblo mapuche.

La máxima autoridad de la Iglesia Católica envió un mensaje de paz y unidad, asegurando que "la riqueza de una tierra nace precisamente de que cada parte se anime a compartir su sabiduría con los demás". Además, uno de los momentos más importantes de su paso por Temuco, fue cuando realizó un llamado a cumplir con los acuerdos en La Araucanía. "Planes acabados –y necesarios-, pero que al no volverse concreto terminan borrando con el codo, lo escrito con la mano. Esto también es violencia, porque frustra la esperanza", señaló el Papa Francisco.

La carta de la Machi Linconao

Durante la misa, la machi Francisca Linconao –imputada por el caso del matrimonio Luchsinger-Mackay- intentó entregar una carta, en cuyo contenido pedía a la autoridad eclesial que invitara al "Estado de Chile a revisar mi situación e intervenga en este nuevo juicio, en el cual los fiscales de este país intentan condenarme a 40 años de cárcel". A pesar de estar invitada a la eucaristía, la machi no tuvo acceso directo a él, por lo que no logró entregar la misiva al Papa Francisco, texto que asegura que en el país "sólo a los Mapuche se nos somete una y otra vez a juicios".

Almuerzo con la comunidad de La Araucanía

Pasadas las 12 horas, una vez terminada la eucaristía en el aeródromo Maquehue, el Papa Francisco llegó hasta el convento Hermanas de la Santa Cruz donde mantuvo un encuentro con representantes de La Araucanía, acompañado por el obispo de Temuco, Héctor Vargas. Los invitados al almuerzo fueron ocho mapuche, diferentes comunidades, una víctima de la violencia rural de la provincia de Malleco, un descendiente de colonos suizo-alemanes y un inmigrante haitiano.

El mensaje más improvisado a los jóvenes en Maipú

Otra vez en Santiago, el Papa Francisco llegó hasta el Templo Votivo ubicado en Maipú, para entregar su mensaje a los casi 40 mil asistentes, pero que estuvo dirigido especialmente a los jóvenes que llegaron al lugar, a quienes llamó a "ser valientes" y salir al encuentro "de aquellos que están en un momento de dificultad".

Con un discurso menos estructurado, donde jugó con su improvisación, Francisco se dirigió a los asistentes usando un lenguaje más "tecnológico" para referirse a la cercanía que tienen los jóvenes con la Iglesia y la fe. "Hay momentos en los que sin darnos cuenta comienza a bajar ‘nuestro ancho de banda’ y empezamos a quedarnos sin conexión, sin batería y entonces nos gana el mal humor, nos volvemos descreídos, tristes, sin fuerza y todo lo empezamos a ver mal", señaló el jefe de Estado del Vaticano.

Visita a la Universidad Católica

La última actividad del Papa Francisco de su tercera jornada en Chile fue la visita que realizó a la casa central de la Universidad Católica, donde fue recibido por el rector de la casa de estudios, Ignacio Sánchez y acompañado por personajes del mundo de la ciencia, la cultura y las artes. Durante su discurso, la autoridad eclesial señaló que la convivencia nacional es posible "en la medida en que generemos procesos educativos también transformadores, inclusivos y de convivencia". Uno de los hechos que marcó su visita fue cuando se acercó al actor y ex profesor de la escuela de Teatro de la UC, Alberto Vega, para entregarle su bendición. El artista de 67 años, figura de teleseries como “La madrastra”, sufre hace 12 años del síndrome de enclaustramiento, que provoca su inmovilidad corporal. Además, el hijo del diputado UDI, Jaime Bellolio, fue otro de los protagonistas de la visita del Pontífice a la UC. En la instancia, el menor de ocho años se acercó a él y le dijo si podía firmar su invitación, ante lo cual el Papa accedió y le escribió el mensaje "A Jaime de Francisco". El niño, emocionado, se despidió con un abrazo de la autoridad.

 

Copyright© 2018 - laseptima.info - Todos los derechos reservados