OSSE: Restringido de 11 a 17
17/07/2017

Detuvieron al contador de Cristina porque intentó desviar fondos de Los Sauces

El juez Bonadio ordenó la captura de Víctor Manzanares, histórico colaborador de los Kirchner. Había intentado violar el embargo contra la firma, desviando el cobro de alquileres.

En su estudio de la calle 9 de Julio, a pasos del centro comercial de Río Gallegos, Víctor Manzanares -histórico contador de la familia Kirchner-, quedó detenido por “obstrucción a la justicia”. La orden en el marco de la causa Los Sauces SA, fue dada por el juez Claudio Bonadio quien consideró que hubo “desvío de fondos” pertenecientes a la inmobiliaria de la ex presidenta, que se encontraban embargados, medida “que se buscó eludir”. Para dicha maniobra, primero se utilizó el “Condominio Máximo y Florencia Kirchner”, y al quedar intervenido por la justicia, el contador envió una carta a los inquilinos pidiendo que depositen los alquileres en la cuenta personal de Carlos Sancho, ex gobernador de Santa Cruz y socio de los Kirchner. Manzanares será trasladado en las próximas horas a Buenos Aires para terminar en el Penal de Ezeiza.

Todo ocurrió después del mediodía, en la capital santacruceña. Víctor Manzanares recibió en su estudio de la calle 9 de Julio 161, la orden de detención de manos del personal de la Policía Federal. En ningún momento quedó incomunicado, y de forma inmediata su abogado Carlos Beraldi (también defensor de Cristina, Máximo y Florencia Kirchner), presentó ante el juzgado de Claudio Bonadio, el pedido de excarcelación. En el mismo argumentó que su cliente “siempre estuvo a disposición de la justicia” y que era inexistente “la obstrucción a la misma”.

Así, Manzanares responsable durante años de las declaraciones de los ex presidentes Kirchner y del manejo contable de sus empresas, pasó por primera vez la noche en prisión. Deberá ser trasladado a Buenos Aires, “un operativo que está en manos de la Policía Federal Argentina”, señalaron a Clarín fuentes judiciales. Sólo se retiró de su estudio, con su campera en sus manos tapando con la misma, las esposas que le colocaron.

La decisión se tomó en el marco de la causa Los Sauces SA -inmobiliaria de Cristina, Máximo y Florencia Kirchner- en la que junto al contador, quedaron procesados por asociación ilícita y lavado de dinero este verano. Bonadio consideró que Manzanares “desvió fondos” de la empresa que desde diciembre de 2016 cuenta con una interventor judicial, que es quien debe decidir sobre el dinero de la firma. Con esta maniobra, fue argumento suficiente para el juez y acusó al contador de “obstrucción a la justicia”.

Todo comenzó un mes después de la intervención ordenada en Los Sauces SA. El 18 de enero se creó el “Condominio Máximo y Florencia Kirchner”. Hasta entonces, el dinero que se cobraba en concepto de alquiler de las propiedades que pertenecen a la inmobiliaria, se depositaban en la cuenta de la “Sucesión Néstor Kirchner” (también intervenida) y en la de Los Sauces.

La creación del condominio, que reveló Clarín, fue la primera alerta. El juez Bonadio consideró que era utilizado "para recibir los cobros por alquileres, entre ellos del hotel Las Dunas”. Hasta el momento no habían logrado abrir una cuenta bancaria para dicho condominio. Así y todo, y bajo la sospecha de que “era una maniobra para eludir las medidas judiciales (embargos y la intervención)”, el magistrado ordenó también su intervención en mayo.

Los primeros días de junio, Manzanares envió una nota a dos empresas: Bayton y Organización Turística Sur (que gerencia el hotel Las Dunas de Cristina Kirchner), y a varios inquilinos. En ella, ordenaba que el dinero de los alquileres debían ser "depositados en la cuenta personal de Carlos Sancho", ex gobernador de Santa Cruz y hombre de confianza de la ex familia presidencial.

El argumento planteado por Manzanares fue que "tenían problemas para abrir una cuenta bancaria a nombre del condominio", que ya contaba con una medida cautelar de la Justicia. Pero el primer objetivo fue “desviar fondos con el condominio”, dijo a Clarín Silvina Martínez, abogada de la diputada Margarita Stolbizer denunciante en la causa.

El 30 de marzo y como representante del Condominio a nombre de los hijos de Cristina Kirchner, Sancho (ex director de Hotesur) firmó un contrato de locación con Organización Turística Sur SRL entregándole el manejo de Las Dunas. Hasta entonces, era Idea SA, de Osvaldo Sanfelice, quien manejaba dicho hotel. Pero al estar procesado y tener medidas cautelares “intentaron sustraer de la órbita judicial la explotación del hotel Las Dunas, para seguir administrando el complejo hotelero sin la vigilancia y el control judicial", señala un dictamen judicial.

El acuerdo económico fue de 9.000 dólares más IVA por mes, que en nombre del Condominio Sancho recibiría desde junio. Esto no funcionó por quedar intervenido por el juez. Entonces, se “diseñó otra maniobra para burlar a la justicia, y comenzaron a utilizar la cuenta de Carlos Sancho", explicó a Clarín una fuente de la causa.

En consecuencia, los pagos por el manejo de los hoteles Las Dunas y La Aldea (propiedad de la inmobiliaria), “comenzaron a transferirse a una cuenta ajena al condominio, y se depositaron en la cuenta personal de Carlos Sancho” con el fin de “burlar la medida cautelar” que impuso la Justicia.

El 7 de junio, la firma que gerencia Las Dunas, depositó $ 175.329 por el alquiler del hotel en la cuenta N° 087-014655/9, cuyo titular es el ex gobernador santacruceño. No fue el único caso que detectó la Justicia. Toda esta maniobra “se realizó bajo la tutela y responsabilidad del contador”, indicó una fuente judicial.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados