01/06/2017

Gobierno dio instrucciones para Jorge Faurie y los nombres que suenan para reemplazar a Martín Lousteau

Hubo una reunión del flamante canciller con la cúpula de la Jefatura de Gabinete; más profesionalismo, menos viajes y concreción de acuerdos firmados.

Las instrucciones fueron precisas: seguir en el plan de mostrar a la Argentina ante el mundo, concretar todos los acuerdos firmados en los viajes del Presidente y exponer una Cancillería al mejor nivel profesional.

Bajo esas premisas se realizó hoy una reunión de la cúpula de la Jefatura de Gabinete con su designado canciller Jorge Faurie en la Casa Rosada. Rodeado por el secretario de Asuntos Estratégicos Fulvio Pompeo y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, el nuevo canciller escuchó atentamente todos los planes que tiene el presidente Mauricio Macri para la política exterior que se viene en la etapa posterior a Susana Malcorra. Además, mantuvo otra reunió con el secretario de Comunicación Pública Jorge Grecco.

"Ahora la Cancillería estará manejada por un diplomático de carrera, por lo que los funcionarios del Palacio San Martín ya no tendrán excusas de que están rodeados de cancilleres y embajadores políticos. Así deberán poner en marcha todas sus habilidades para desarrollar el plan de inserción de la Argentina en el mundo", explicó a Infobae un allegado al jefe de Estado que estuvo presente en el encuentro con Faurié.

El plan pensado por Macri para la nueva etapa de las relaciones exteriores no prevé tantos viajes y visitas extranjeras como las que hubo hasta ahora. Durante los primeros 18 meses de gobierno de Macri la Argentina recibió a 32 altos mandatarios entre presidentes y primeros ministros; 37 cancilleres; ocho secretarios generales de Organizaciones Internacionales, y otros 46 altos funcionarios. A su vez, Macri encabezó 15 visitas bilaterales con sus respectivas contrapartes; la canciller Malcorra mantuvo 21 reuniones bilaterales en el exterior, y nuestro país participó de 27 reuniones multilaterales y 17 reuniones de organismos internacionales.

De todo este raid internacional, se estima que la Argentina selló más de 120 acuerdos y tratados con diferentes países que ahora habrá que poner en práctica. Por ejemplo, tan sólo con Estados Unidos hay una veintena de acuerdos firmados que esperan volcarse a la realidad. Por ello, la tarea central que le encomendó Macri y a la que estará abocado Faurie en lo inmediato será coordinar con diferentes ministerios la instrumentación de todos esos acuerdos firmados con más de 30 países. No se trata de un tema menor: hay acuerdos clave como la construcción de dos centrales nucleares por parte de China, un acuerdo de eliminación de doble tributación aduanera con Japón, acuerdos comerciales con España y Holanda, la instrumentación de un grupo de trabajo sobre ciberseguridad con Estados Unidos y los tratados de seguridad alimentaria y controles fitosanitarios con China, por poner algunos ejemplos.

No habrá grandes viajes de Macri en lo que resta del año, más allá de la cumbre de presidentes del G20 en Hamburgo, Alemania; un breve viaje a Chile para reunirse con Bachelet; y una posible visita al Parlamento Europeo en Estrasburgo, Francia. Ni siquiera Macri tiene previsto ir a la Asamblea General de la ONU en Nueva York, más aun tratándose de un año electoral en el que estará abocado a la campaña.

A la vez, quedó plasmado en el encuentro que mantuvo el equipo de Jefatura de Gabinete hoy con Faurie que el Gobierno le quiere dar un perfil bien profesional a su política exterior. De allí que la designación de un funcionario de carrera como canciller y la selección del nuevo embajador argentino en Estados Unidos también será un diplomático, a diferencia de la costumbre que tuvo la Argentina históricamente de poner allí a embajadores políticos. Según pudo saber Infobae, se mencionó el nombre de Martín García Moritán, quien actualmente se desempeña como embajador ante Naciones Unidas. La idea de que sea el actual vicecanciller Pedro Villagra embajador en Washington está totalmente descartada, lo mismo que el ex vicecanciller Carlos Foradori.

En lo que hace a la política de comunicación, la intención del Gobierno es continuar con el trabajo de mostrar que la Argentina dejó atrás la etapa de aislamiento del mundo y que la Cancillería pasó a ser un lugar de "puertas abiertas" a la prensa como lo marcó Malcorra, a diferencia de lo que fue la era de Héctor Timerman.

A su vez, en su tarea inmediata Faurie deberá reordenar la Cancillería en lo que hace a traslados de personal, nombramientos de funcionarios, designaciones en el exterior y ajustes administrativos que durante la gestión de Malcorra se dejaron de lado porque la canciller ocupó buena parte del tiempo en viajar y organizar visitas presidenciales a la Argentina. Por ejemplo, además de la embajada en Estados Unidos aún quedan vacantes las sedes diplomáticas de la Argentina en Panamá, India, Nigeria y Angola.

Para lo que resta del año, el nuevo canciller tendrá en sus manos la organización de la cumbre en Buenos Aires de la Organización Mundial de Comercio (OMC), la visita de la canciller de Alemania Angela Merkel, la del primer ministro de Portugal Antonio Costa y la cumbre de presidentes del Mercosur el 21 de junio.

Copyright© 2018 - laseptima.info - Todos los derechos reservados