13/11/2016
Estados Unidos

Donald Trump promete expulsar hasta 3 millones de inmigrantes irregulares

El presidente electo afirmó que "vamos a devolverles a sus países o a meterles en prisión. Pero vamos a expulsarles, están aquí ilegalmente", aseguró en una entrevista en la CBS. También dijo que cobrará u$s 1 de salario.

El presidente electo Donald Trump ha prometido que deportará de inmediato a unos dos o tres millones de indocumentados "criminales" de los 11,5 millones sin papeles que viven en el país. Trump también señala que cumplirá su promesa electoral de construir un muro en la frontera con México cuando asuma el próximo 20 de enero la presidencia de los Estados Unidos.

En su primera entrevista en televisión como presidente electo, emitida esta noche, Trump explica que comenzará deportando a los indocumentados con antecedentes criminales. Y luego, una vez que la frontera esté "segura", los funcionarios de inmigración determinarán qué pasará con el resto de inmigrantes indocumentados.

"Lo que vamos a hacer es tomar a la gente que son criminales y tienen antecedentes penales, pandilleros, traficantes de droga (...) probablemente dos millones, o incluso tres millones, los vamos a sacar del país o los vamos a encarcelar", promete Trump en una entrevista con el programa "60 minutes" de la cadena CBS.

Uno de los primeros objetivos de su presidencia será "asegurar" la frontera. Y para ello confirmó que construirá el muro en la frontera con México, tal y como prometió durante la campaña electoral. En algunas partes habrá muro y en otras vallas, precisó.

Deportar a 11,5 millones de inmigrantes indocumentados, tal y como prometió que iba a hacer en la campaña electoral no es tarea sin sencilla ni barata. El think tank Center for American Progress calcula que la deportación masiva costaría 114.000 millones de dólares a los contribuyentes estadounidenses, un promedio de 10.070 dólares por persona.

Esta cifra incluye el costo de encontrar a cada uno de los indocumentados en todo el país, el costo de su detención mientras espera su deportación, los costos del juicio ante la corte de inmigración y su transporte al extranjero.

Según la organización conservadora American Action Forum (AAF), se tardaría 20 años en llevar a cabo este programa de deportación masiva. Trump aseguró durante la campaña electoral que él lo haría en 18 meses o dos años.

Renunciará al salario de 400.000 dólares anuales

"Creo que por ley tengo que aceptar un dólar, así que aceptaré un dólar por año. Pero, lo cierto es que no sé siquiera cuál es el salario. ¿Sabes cuál es?", preguntó Trump durante la entrevista a la periodista Lesley Stahl, quien le respondió que la retribución anual para un presidente de Estados Unidos es 400.000 dólares.

"No, voy a aceptar ese salario, no lo tomaré", aseguró Trump, quien amasó buena parte de su fortuna con programas de televisión, hoteles, casinos y negocios inmobiliarios.

Trump también dijo que dará a conocer su declaración de impuestos "en el tiempo apropiado" y defendió su decisión de no divulgarla durante la campaña electoral, como es costumbre en EEUU desde hace décadas por parte de todos los aspirantes a la presidencia.

Reconsidera su idea de enjuiciar a Hillary Clinton

Trump está reconsiderando su idea de designar a un fiscal especial para enjuiciar a Hillary Clinton por el escándalo de los correos, porque no quiere "dañarla" ni a ella ni a su marido, Bill Clinton. "Voy a pensar en ello, no quiero hacerles daño", expresó.

"Quiero concentrarme en los trabajos, quiero concentrarme en la atención sanitaria, quiero concentrarme en la frontera y en la inmigración, y hacer un proyecto de ley de inmigración realmente bueno. Queremos lograr una buena ley de inmigración", afirmó el magnate, enumerando las prioridades de su futuro gobierno.

No obstante, Trump consideró que Hillary Clinton "ha hecho muy malas cosas" al usar servidores de correo privados para tratar asuntos oficiales cuando era secretaria de Estado.

Mensaje a los manifestantes: "no tengan miedo"

Trump también habló de las miles de personas que protestan en diversas ciudades del país. Trump apuntó que a esos manifestantes les diría que "no tengan miedo porque vamos a unir nuevamente a este país".

No obstante, insistió en que, en muchos casos, se trata de manifestantes "profesionales".

"Acabamos de tener una elección y uno debería tener algo de tiempo. Hay gente protestando. Si Hillary (Clinton) hubiese ganado y mis electores estuvieran protestando, todos dirían 'oh, que cosa horrible', y habría una actitud diferente", comentó.

Las bodas homosexuales

En otra parte de su entrevista, Trump dijo que su gobierno priorizará el nombramiento de jueces conservadores en la Corte Suprema, pero adelantó que no pretende cuestionar la normativa sobre casamientos de personas del mismo sexo.

"Los jueces serán pro-vida", dijo Trump en la entrevista, para añadir que esos togados serán todos "muy favorables a la Segunda Enmienda" a la Constitución, que garantiza el derecho de los estadounidenses a poseer armas de fuego.

Sin embargo, añadió, no pretende cuestionar la normativa vigente sobre los casamientos entre personas del mismo sexo, como sugiere una parte importante del electorado conservador que lo apoyó en las elecciones del pasado martes. "Es la ley. Es algo que fue resuelto por la Corte Suprema. O sea, es un hecho", dijo Trump, para añadir: "Además, yo no tengo problemas con eso".

Promete controlarse más en Twitter

El presidente electo Donald Trump ha prometido también en la entrevista con "60 minutes" que se controlará más a la hora de usar Twitter cuando sea presidente. Durante la campaña electoral, Trump ha utilizado esta red social para arengar a sus seguidores, criticar e insultar a sus adversarios y meterse con la prensa.

"Voy a estar muy controlado, si es que llego a utilizarlo, voy a estar muy controlado", prometió Trump en su primera entrevista como presidente electo, quien considera que el uso de Twitter, Facebook e Instagram le ayudó a ganar las primarias y las elecciones. El presidente electo tiene en total unos 28 millones de seguidores en estas tres redes sociales.

 

Ver imagen en Twitter

 

Trump fue muy criticado durante la campaña electoral cuando se puso a enviar a las tres de la mañana una serie de tuits metiéndose con la ex Miss Universo Alicia Machado, que hacía campaña por su adversaria, Hillary Clinton. Trump había llamado en el pasado a Machado "Miss Piggy" por haber engordado después de ser coronada reina de la belleza y "Miss Señora de la limpieza" por ser latina.

A raíz de su falta de control en Twitter, el presidente Barack Obama se burló de su capacidad para ser presidente de los Estados Unidos y comandante en jefe. "Si Trump no sabe manejar Twitter, imagínese los códigos nucleares", dijo el mandatario.

Tras su victoria en las elecciones del pasado martes, Trump ha enviado tuits más moderados de lo habitual, con la excepción de un tuit en el que criticaba las protestas en su contra de "manifestantes profesionales incitados por los medios" y otro en el que criticaba la mala cobertura que el diario The New York Times ha hecho del "fenómeno Trump".

El presidente electo se reunió el sábado en su residencia en la Trump Tower de Nueva York con Nigel Farage, líder del Partido para la Independencia del Reino Unido (UKIP) y uno de los líderes del Brexit, la campaña para que el Reino Unido salga de la Unión Europeo.

"Ha sido un honor pasar un rato con Donald Trump y encontrarle relajado y lleno de ideas", dijo Farage, quien se mostró convencido de que el magnate va a ser "un buen presidente".

El partidario del Brexit, que ha sido el primer político europeo en reunirse en persona con Trump, tuiteó una fotografía de él y el presidente electo delante de una puerta dorada. Trump no lleva corbata en la foto y muestra su pulgar hacia arriba.

Por otro lado, su rival Hillary Clinton ha culpado de su derrota a la carta que envió el director del FBI, James Comey, al Congreso 11 días antes de las eleccionesanunciado que su agencia volvería a examinar los correos electrónicos que la candidata envió desde un servidor privado cuando era secretaria de estado. Dos días antes de los comicios, Comey anunció que no había nada sospechoso en los correos, pero el daño ya estaba hecho.

"Hay muchas razones por las que una elección como esta no ha tenido éxito. Nuestro análisis es que la carta de Comey, sembrando dudas que carecían de base, detuvo nuestro impulso", ha dicho Clinton en una conferencia telefónica con donantes.

Copyright© 2018 - laseptima.info - Todos los derechos reservados