10/08/2016
ESCÁNDALO DE SUEÑOS COMPARTIDOS

Despreciable actitud de Hebe de Bonafini que no quiso declarar

Bonafini recibió al juez Martínez de Giorgi en la cocina de la Fundación Madres de Plaza de Mayo y se negó a declarar.

Finalmente, luego de las ideas y vueltas, en el marco de la causa Sueños Compartidos, el juez Marcelo Martínez de Giorgi se trasladó junto a la fiscal Paloma Ochoa -cercana a La Cámpora- hasta la sede de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, tal como pretendía Bonafini. Pero se negó a declarar. El operativo se mantuvo en reserva hasta último momento para evitar que haya militantes. 

La audiencia duró alrededor de 30 minutos y transcurrió en la cocina de la casa de las Madres. Bonafini estuvo junto a su nuevo abogado Juan Manuel Morente, y al resto de las Madres.

Según pudo saberse, el clima fue cordial, pero Bonafini, fiel a su estilo, le recrimió al juez lo que ocurrió el jueves pasado, cuando Martinez de Giorgi ordenó su captura ante la negativa a declarar.

Bonafini ya había adelantado que se iba a negar a declarar por recomendación del ex juez de la Corte, Eugenio Zaffaroni. "Yo tengo derecho a no declarar. Me lo dijo (Raúl) Zaffaroni, muchos de los que me han llamado. Recibirlo sí como corresponde pero no declarar", había adelantado la titular de Madres en un reportaje. 

Bonafini fue citada a indagatoria por haber firmado un convenio con el entonces ministro de Trabajo, Carlos Tomada, el 22 de mayo del 2008 y el 30 de diciembre del 2010.

A través de ese convenio, el Ministerio de Trabajo otorgó una ayuda mensual de 600 pesos para cada obrero que participaba en la construcción de las viviendas, pero el dinero nunca llegó al destino. 

El escándalo se desató el jueves pasado porque Bonafini faltó dos veces a prestar declaración indagatoria en los tribunales del barrio de Retiro, lo que motivó que el juez la declarara "en rebeldía" y pidiera su detención, resoluciones que luego tuvo que dejar sin efecto.

La decisión del magistrado de detenerla generó momentos de tensión en la puerta de Madres, cuando la Policía llegó y se topó con decenas de militantes kirchneristas. 

El lunes, en el marco de la investigación declaró el ex ministro de Planificación, Julio De Vido, quien le apuntó a los gobernadores e intendentes que participaron de las obras. Una estrategia similar había adoptado el ex secretario de Obras Públicas José López. 

Toda esta causa demuestra también la morosidad judicial. Bonafini ha mostrado su total falta de respeto por la justicia y ha dejado al juez en ridículo.

Copyright© 2018 - laseptima.info - Todos los derechos reservados