24/06/2016
EL RESULTADO DEL REFERÉNDUM BRITÁNICO PRODUCE CAÍDA DE LA LIBRA

El Reino Unido decide abandonar la Unión Europea

Los partidarios de la salida se han impuesto por más de un millón de votos. El 51,8% de los británicos eligió salir del bloque, mientras que el 48,2% buscó la permanencia. La participación récord (72%) no ha podido garantizar la permanencia en la UE. Guía rápida de argumentos a favor y en contra del 'Brexit'.

24/06/2016.- Cuando apenas quedan por contar los votos de un puñado de circunscripciones en Inglaterra, la "salida" de la Unión Europea se ha impuesto por más de un millón de votos (17.000.000 frente a 15.864.000 -52% frente al 48%-) en una noche especialmente turbulenta. Mientras, la libra ha caído en picada a su nivel más bajo desde 1985 y el portavoz de los nacionalistas escoceses, Angus Robertson, ha amenazado con una "crisis constitucional" y un nuevo referéndum de independencia. El futuro de David Cameron está en el aire.

La participación récord del 72% del electorado (la más alta de los últimos 25 años) no ha sido aparentemente suficiente para garantizar la permanencia. Los datos provisionales otorgan una clara ventaja al Brexit en el este y el norte de Inglaterra, en los bastiones tradicionales de los laboristas, donde ha estado finalmente la clave de la victoria, pese a la ventaja amplia de la permanencia por más de medio millón de votos en Londres y una proporción similar en EscociaGales se ha decantado finalmente por la salida, mientras que en Irlanda del Norte se votó por la permanencia.

El líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (Ukip), Nigel Farage, que en el arranque de la noche había vaticinado la victoria de la permanencia, dio un volantazo y predijo "la victoria de la gente real" y la desintegración del "proyecto fallido" de la Unión Europea.

El premier David Cameron se ha dirigido a la nación a primera hora de la mañana para confirmar oficialmente los resultados y despejar su futuro. El líder conservador prometió de antemano que seguiría como primer ministro incluso si ganaba el Brexit, pero su propio ministro de Justicia, Michael Gove, y el ex alcalde de Londres, Boris Johnson, podrían estar tramando el golpe de mano.

Los británicos se habían movilizado en las urnas ante la 'tormenta' del 'Brexit'. El temporal que asoló Londres y que provocó graves inundaciones en todo el sur de Inglaterra fue el presagio del día más largo y de la noche histórica que ha hecho temblar Europa.

La campaña de la permanencia cerró la jornada con relativo optimismo, con las encuestas a favor y el repunte final de los mercados que hacía presagiar una victoria del 'Remain'. El alto índice de participación favorecía en principio las posibilidades de la permanencia: en Gibraltar votó el 84% de la población, y en Escocia se estima que la participación rondó 80%.

Los primeros resultados del referéndum fueron precisamente los de Gibraltar. El Peñón, tal y como se esperaba, ha votado abrumadoramente a favor de seguir en la UE: 19.323 votos a favor, frente a sólo 823 que apostaban por irse. Newcastle también votó por la permanencia, pero por una margen bastante menor del que se esperaba, lo cual empezó a crear inquietud entre los partidarios de la permanencia.

La ciudad de Bristol, bastión progresista, se inclinó también abrumadoramente por la permanencia (141.000 votos a 87.000), al igual que Cardiff, la capital de Gales, que sin embargo se fue escorando hacia la salida en las zonas rurales. El norte de Inglaterra ha sido al final el epicentro del terremoto del Brexit, gracias a los votos de los nueve millones de laboristas.

El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, criticado por su falta de pasión en la campaña, había mostrado su esperanza en una victoria final de la permanencia y en el voto fiel de sus militantes: "Tengo una confianza extrema en el resultado. Es buen día". David Cameron fue bastante más cauto después de que amainara la lluvia y despachó a los periodistas con un simple "Buenos días".

 

FUTURO INCIERTO Y PROFUNDAS DIVISIONES

El mensaje de los riesgos económicos del Brexit, repetido hasta la saciedad por el establishment político, no caló entre los votantes británicos, especialmente en el Norte de Inglaterra. Pasadas las cuatro de la madrugada, hora de Londres, Nigel Farage, líder del antieuropeo UKIP, declaraba su ansiado “día de la independencia”. La histórica decisión lanza al Reino Unido al territorio de lo desconocido, hiere considerablemente el proyecto europeo e insufla aire en el movimiento contra el establishment político que lleva años creciendo en Europa. Se va la segunda economía de la Unión Europea, situando al club, al que los británicos pertenecen desde hace 43 años, ante un desafío sin precedentes. El resultado amenaza el futuro político del primer ministro conservador, David Cameron, y también el del líder de la oposición, Jeremy Corbyn. Ambos pidieron el voto por la permanencia en una campaña agria y muy ajustada.

El valor de la libra esterlina -que llevaba subiendo desde el lunes al rebufo de las últimas encuestas, que daban una ligera ventaja a la permanencia- cayó un 9% con las primeras noticias del avance del Brexit.

La primera señal vino en forma de una victoria demasiado ajustada en Newcastle para el Remain. Después el Leave ganó en Sunderland, tradicional bastión laborista. Los primeros resultados en Londres devolvían la esperanza al Remain, hasta que Nuneaton, prototípica cuidad de la Inglaterra media, votó Leave por un 66%. Gales apoyó mayoritariamente el Leave. Escocia, el Remain, aunque con menos participación de la esperada. Bristol apoyó claramente el Remain.

El resultado muestra un país dividido al que le será muy difícil recuperarse tras la consulta. Además, pone en una complicada situación a Escocia donde se ha votado mayoritariamente por la permanencia (63%). La líder del Partido Nacionalista Escocés, Nicola Sturgeon, ya advirtió que en caso que el Brexit podría convocarse otro referéndum de independencia, como el celebrado hace dos años. Pero el momento para hacerlo ahora es complicado, la situación económica es peor y los apoyos menores. Aún así, los deseos de los escoceses por mantenerse en la UE de la que han sido expulsados por los votos de los ingleses puede cambiar las tornas.

La decisión también abre un horizonte desconocido para la isla de Irlanda, por donde hasta ahora discurre la única frontera de Reino Unido con otro país de la UE. Irlanda del Norte ha votado mayoritariamente por permanecer. La República de Irlanda, cuyo primer ministro, Enda Kenny, ha mostrado claramente su apoyo a la permenencia durante la campaña, se quedará sin fromtera terrestre con la Unión.

En los distritos inglesas de Hastings y Lancaster, que suelen servir de termómetro para precedir los resultados políticos, también se impuso –aunque ajustado- el Brexit. Los resultados avanzaban más lentamente de lo esperado, pero a buen ritmo para los partidarios del Leave. El recuento ha sido muy ajustado, por momentos ambas opciones se han disputado apenas 80.000 votos. El Remain ha estado un rato a la cabeza del escrutinio, con el recuento de algunos de sus feudos, como Oxford o Cambridge. También cuando comenzaron a salir los resultados de Escocia, aunque algunos distritos de esta nación tampoco han cosechado las mayorías abrumadoras para el Remain que se esperaban; como en Aberdeen, segundo localidad considerada más pro Europea, en la que ha ganado el Remain por un 61% de los votos.

A falta de que esta mañana la autoridad electoral declare el resultado oficial, Reino Unido se dispone a emprender un camino para el que no existe hoja de ruta.

 

Copyright© 2018 - laseptima.info - Todos los derechos reservados