06/06/2016
PRESIDENCIA DE PERÚ

Kuczynski gana a Fujimori

Por 94.000 votos de diferencia, Pedro Pablo Kuczynski se impone en los comicios peruanos. Durísimo el recuento que todavía no ha terminado. Mientras tanto, sin embargo, es posible anticipar lo que viene ya que cualquiera de las 2 fuerzas en pugna es de centroderecha, y los diagnósticos de los problemas de la economía peruana no son ni secretos ni únicos.

Para entender el comicio, hasta ahora, es muy completo el informe de René Zubieta Pacco en el diario El Comercio, de Lima:

"Al 92,611% de actas contabilizadas, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) reporta que, tras las elecciones de segunda vuelta realizadas ayer (domingo 05/06), Pedro Pablo Kuczynski (PPK) se ubica en primer lugar con 50,278% de votos válidos frente al 49,722% de Keiko Fujimori.

Mientras el candidato de Peruanos por el Kambio obtiene al momento 8'218.846 votos, la postulante de Fuerza Popular alcanza los 8'127.942 votos. Una diferencia de 90.904. Se trata de la segunda vuelta con resultados más ajustados desde los comicios de 1990.

Pero además, en las tres últimas elecciones de segunda vuelta se aprecia que los resultados se han ajustado cada vez más. En el 2001, la diferencia fue de 7 puntos porcentuales; en el 2006; de 5; y en el 2011, de 3 puntos porcentuales.

¿Por qué tan ajustado?

El politólogo Arturo Maldonado considera que un factor para el resultado tan ajustado entre PPK y Keiko Fujimori es la oferta electoral, puesto que no se percibía una mayor diferenciación ideológica como en comicios pasados en los que se enfrentaron Alan García y Ollanta Humala, el 2006, y este último con Keiko Fujimori el 2011.

“Tanto Kuczynski, como Keiko, pueden poner al mismo ministro de Economía y nadie se hubiese sorprendido. No hubiera pasado lo mismo en el 2006 y 2011. Las mayores diferencias en la oferta hacen que el electorado se polarice un poco más, que haya opciones más claras y se pueda discriminar de una mejor manera. Ahora, en el tema económico, es prácticamente lo mismo”, comentó Maldonado a El Comercio.

Por su parte, el analista político Jeffrey Radzinsky recordó que los resultados ajustados se han dado justamente tras “una disyuntiva de una serie de personas ante dos candidatos que no gustan”, pero que también generaron polarización.

Asimismo, sostuvo que la diferencia mínima a favor de PPK no solo se debe a las características de su campaña y las propias como candidato, comparadas con las de Fujimori, sino además a otros factores. Uno es el respaldo de Verónika Mendoza en los últimos días de campaña, que obtuvo casi 19% en primera vuelta, y en menor medida de Julio Guzmán. Además, el desempeño del ex economista en el segundo debate presidencial.

“Si bien los debates en países como el nuestro no ayudan a sumar muchos votos, sí pueden haber ayudado a que Keiko pierda algunos. El debate marca en la agenda una serie de titulares: desde el ‘tú no has cambiado pelona’ hasta el más pragmático”, indicó resaltando además que “PPK vino de atropellada los últimos siete días” y esto pesó.

La principal diferenciación

Tanto Arturo Maldonado, como Radzinsky coincidieron en señalar que el punto de quiebre para los resultados ha sido el antifujimorismo.

“Y ha sido una cuestión más allá de la campaña de PPK, el antifujimorismo jugó su propio partido. Él al final recién hizo suyo ese apoyo y tampoco lo incorporó al 100%, el apoyo no era tan explícito”, dijo Maldonado.

Radzinsky apuntó que se trata de un antifujimorismo no solo como recuerdo de la década del 90, sino también como un presente que los más jóvenes también han tomado en cuenta, pese a haber tenido menor edad en aquella época. “Hay elementos autoritarios o característicos vigentes, hay una serie de personas que trabajaron en los 90 que están hoy. El antifujimorismo es una situación real en el presente y contra eso hubo un rechazo más grande”, sentenció finalmente."

 

Para asomarse al Perú que viene, cualquiera sea el ganador, es ilustrativo el reportaje de la revista Caretas, de Lima, al presidente de la Sociedad Nacional de Industrias, Andrés vos Wedermeyer (es la UIA peruana):

-¿Cuál es el diagnóstico de la industria peruana?

–La industria está en proceso recesivo ya casi tres años. En 2014 se redujo en 3,7%, en 2015 1,7% y en el primer trimestre de este año ya ha caído 3%. Ese es un comportamiento negativo solo parecido al de la crisis de 1998 – 2000. La reducción de la actividad meramente industrial se refleja en una caída del empleo manufacturero de empresas formales sobre todo de más 10 trabajadores. En el 2015 el empleo manufacturero se redujo en 2%, lo que equivale a 10,000 puestos de trabajo más o menos. La pérdida de empleo formal es especialmente ácido cuando solo estás comparándolo con menos del 30% de la PEA (población económica activa).

–¿A qué se debe la menor producción industrial?

–Hay diversos indicadores: la reducción por más de un año de las exportaciones no tradicionales, la caída a lo largo de 9 trimestres consecutivos de la inversión privada y un menor crecimiento del consumo privado. La recesión de la industria es de especial preocupación porque es el sector que más aporta al PBI (16%), genera el 17% sobre los ingresos tributarios internos y representa el 23% de los créditos bancarios totales. Son más de 1,6 millón de personas las que trabajan en las actividades industriales, sin contar empleo indirecto. Cuando la industria se frena, el impacto es muy fuerte.

–¿Cuál es la proyección para este año?

–Las perspectivas no son alentadoras, una reducción del orden del 2% de la actividad, lo que significaría la recesión más duradera de la industria de los últimos 25 años. Lo que puede ayudar mucho son las medidas industriales del nuevo gobierno. Necesitamos un shock de confianza para reactivar el crecimiento de la inversión privada. Los primeros 100 días son vitales y es importante entender que después de una economía post boom global, con precios de los commodities más bajos, lo que todo el mundo trata de hacer en el mundo es una reindustrialización.

–¿Qué medidas debería dictar el nuevo gobierno?

–Se requiere buscar en los primeros 100 días del nuevo gobierno medidas de impacto que generen señales positivas para la inversión. Debemos mejorar nuestra competitividad, productividad y calidad institucional. Es decir, acelerar la simplificación administrativa, fomentar la atracción activa de inversiones y consolidar el imperio de la ley. Debemos promover de forma efectiva la instalación de parques industriales modernos, fomentar la capacitación laboral mediante incentivos y la innovación y la transferencia tecnológica, inversión en patentes, maquinaria y equipos. Debemos diversificar nuestra base industrial e insertarnos en cadenas globales de valor, como el caso de la Alianza del Pacífico. Debemos reducir nuestros costos logísticos: puertos, aeropuertos, redes viales, de servicio de cabotaje.

Hemos bajado nuestros aranceles a un ritmo de récord. Eso es muy bueno. Es importante para el Perú de que el mundo sea lo más plano para importar y exportar. Sin embargo, tenemos que tener las entidades ad hoc, por ejemplo, Indecopi, para manejar las políticas antidumping, porque una cosa es competir de cara al mundo, otra cosa es dejarse meter los goles porque alguien rompe las reglas.

–¿En materia tributaria?

–Primero, el sistema tributario debe ser previsible, debe estar lo más lejos posible de las arbitrariedades. Lamentablemente hoy no son del todo previsibles las intervenciones de la SUNAT (Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria). En segundo lugar, aparte de las tasas que podrían sufrir una que otra modificación, es importante que tengan un nivel en el que dejen de incentivar la economía a la informalidad. Mientras la diferencia entre el trato al informal contra el trato al formal sea muy alta, vamos a tener tasas importantes de informalidad, que no hace sino dividir el país entre pocos que pagan y muchos que no pagan, porque no quieren, y también porque no pueden. No nos olvidemos que un país con 70% de informalidad laboral es un país que no nos asombremos que genere dificultades de gobernabilidad.

–¿Qué propuesta electoral le preocupa en particular?

–Las propuestas en materia económica son relativamente generales. Sobre todo para las medidas de los primeros 100 días, el diablo está en el detalle. Siento el interés en los candidatos de querer remediar aquello que está evitando que el Perú pueda desarrollarse economicamente. Veo un entendimiento claro de que no se trata de cobrar lo que sé que no voy a cobrar, sino de organizar mejor las cosas. Las inquietudes que se reflejan en las propuestas de los dos candidatos es cómo solucionar el dilema de seguir aumentando los impuestos para quedarme con cada vez menos personas que los pagan. Pero hay que aterrizarlas.

–PPK plantea reducir el IGV de manera sustantiva. ¿De acuerdo?

–La parte impositiva no suma cero. Si se puede disminuir el peso tributario sobre determinadas actividades, y generar un ingreso mayor para el Estado, es positivo. Me imagino que no están hablando de una bajada garrafal. Hay que ir testeando eso. No es una cosa que se pueda calcular en el reverso de un papel.

–¿Qué medidas del shock quisiera escuchar?

–Lo importante en el mediano plazo es implementar acciones efectivas que mejoren la calidad institucional del país. Debemos hacer las reformas que hagan al Estado más útil, más fuerte, más eficiente, no necesariamente más grande, pero sí mucho más efectivo. Eso pasa por la reforma de la administración pública –servicio civil– , organizar mejor la seguridad pública que es tema de la campaña, y la mejora de la administración de la justicia para garantizar la seguridad y la capacidad ágil de transacción.

–¿Cómo reactivar la industria?

–Los términos de intercambio han desmejorado sustancialmente, por lo tanto, las actividades económicas que están asociadas con las actividades que generaron la bonanza en los últimos tiempos, se han resentido. Recién nos damos cuenta, viendo eso suceder, que tenemos que hacer mucho más esfuerzos para atraer inversión y compensar la importante caída de los precios de los minerales, que era una fuente importante de ingresos al país.

Copyright© 2018 - laseptima.info - Todos los derechos reservados