07/05/2016

El enfrentamiento entre el Poder Judicial y el gobierno kirchnerista, según el titular de la Corte Suprema

Ricardo Lorenzetti dijo que "hubo conflictos" casi todos los años y "muchísimos avances para hacer lugar a jueces que tuvieran otras inclinaciones". Admitió "discusiones fuertes" con Cristina Elisabet Kirchner.

La relación entre el Poder Ejecutivo y el Judicial durante el último tramo de la gestión kirchnerista estuvo plagada de desencuentros. Las diferencias se palparon tanto en las declaraciones públicas como en medidas concretas: el gobierno de entonces promovió reformas estructurales en la Justicia que generaron resistencias y muchas decisiones quedaron frenadas en los tribunales.

Ricardo Lorenzetti fue protagonista en ese pulso. Cristina Elisabet Kirchner y varios de sus funcionarios lo eligieron como blanco. La Corte Suprema respondió con mensajes claros.

"Un conflicto hubo muy evidente, hubo conflictos casi todos los años", respondió el titular del máximo tribunal.

Lorenzetti aseguró que "la Corte tuvo muchos momentos difíciles". Indicó que en el kirchnerismo "había una concepción de que 'si ganamos las elecciones podemos hacer todo y no puede haber un Poder Judicial que nos controle'. Esto lo dijo la Presidenta en varios discursos y nosotros le contestamos que no somos un partido judicial, sino un poder del Estado que debe controlar".

El juez consideró que el momento de mayor tensión entre los poderes fue cuando se impulsó la denominada "democratización de la Justicia". "Hubo muchísimos avances para hacer lugar a jueces que tuvieran otras inclinaciones", dijo. Y remató: "No se investiga porque hubo jueces que no querían investigar".

En ese sentido, Lorenzetti dijo ser "un convencido de que el Poder Judicial debe poner límites". Y reconoció que tuvo "discusiones muy fuertes" con Cristina Kirchner.

"Había una concepción en el sentido de que las mayorías pueden hacer lo que quieran, y otra que entiende que está la Constitución y los derechos de las minorías que hay que defender, y ahí es donde se define si hay un sistema más vinculado al populismo y otro a un sistema republicano. Yo digo que ese debate la Argentina lo tiene que resolver diciendo que hay progresismo republicano, tenemos que defender los derechos sociales, dentro de un sistema de división de poderes", explicó.

Tras revelar esos capítulos de lo que definió como un "enfrentamiento", Lorenzetti llamó a"aprender del pasado para el futuro". "Argentina no tiene futuro si no entendemos que hay que darle confianza y esperanza al pueblo. Y que la gente pueda vivir tranquila. Y al corrupción deteriora la confianza de las instituciones. Entonces resolver bien estos casos genera confianza, no crisis", agregó en referencia a las versiones de que hay dirigentes preocupados por el alcance que puede tener que se avance en las investigaciones que comprometen a funcionarios.

 

Copyright© 2018 - laseptima.info - Todos los derechos reservados