19/04/2016
EXPULSADO, CHUECO FUE LLEVADO A POSADAS Y EN LA MADRUGADA LLEGA A BUENOS AIRES

Detuvieron en Paraguay al abogado de Lázaro Báez

Jorge Chueco, el abogado vinculado al empresario Lázaro Báez y prófugo en la causa que investiga la ruta del dinero K, fue detenido en la ciudad paraguaya de Encarnación.

Así lo confirmó el ministro del Interior de ese país, Francisco de Vargas.

"El asunto es que está aprehendido, sea por la vía de la expulsión o la extradición, será entregado a las autoridades argentinas", afirmó De Vargas en declaraciones a la Radio ABC Cardinal. El titular de la cartera política "guaraní" dijo que ya "hubo comunicación vía Interpol" y que están "haciendo lo propio para hablar con las autoridades argentinas".

Si bien el juez Sebastián Casanello había ordenado la captura internacional de Chueco, De Vargas afirmó que nunca les llegó ese pedido. "No tenemos registrada la órden de captura internacional", señaló.

Más allá de esto, el funcionario aseguró que si el prófugo argentino "violó leyes migratorias", podrían "expulsarlo directamente".

Poco antes, el comisario Juan Barúa había hablado con la misma radio para confirmar que Chueco "estaba hospedado en un hotel céntrico de Encarnación".

Chueco es apoderado de la firma Helvetic y socio del contador preso Daniel Pérez Gadin. Según la declaración de Leonardo Fariña, el abogado fue una pieza clave de las maniobras de lavado que tuvieron lugar en la financiera SGI, más conocida como "La Rosadita", en Puerto Madero.

Este martes, y mientras Casanello pedía la captura internacional de Chueco, se conocieron imágenes de una cámara de seguridad que lo muestran llegando a Puerto Iguazú, cargando equipaje rumbo a la hostería Los Helechos, donde finalmente se hospedó antes de desaparecer.

 

LA TRAMA DE LA DETENCIÓN

Más delgado, rapado y con el semblante caído, Jorge Chueco apareció este martes en Paraguay tras cinco días de fuga. El abogado cercano al empresario kirchnerista Lázaro Báez y mencionado en la declaración de Leonardo Fariña ante el juez federal Sebastián Casanello había sido visto por última vez el jueves pasado en Puerto Iguazú. Desde anteayer tenía pedido de captura internacional luego de que los primeros rastrillajes en Misiones no dieron resultado y se impuso la hipótesis de que se había escapado a Brasil o a Paraguay.

Pasadas las 18.30 de este martes, el Ministerio del Interior de Paraguay se comunicó con el gobierno argentino para informarle que habían encontrado a un hombre en la localidad de Encarnación, en el límite con Posadas. Estaba lúcido y no tenía documentación encima.

Según se pudo reconstruir de altas fuentes de la investigación y del ministerio, Chueco fue identificado por las autoridades paraguayas mientras caminaba por las calles de Encarnación. Al no tener documento, fue trasladado a una comisaría, donde se verificó que su estado de salud era, en general, bueno, a pesar de haber perdido peso.

Allí, Chueco confesó su identidad, lo que permitió a la policía local alertar al gobierno argentino. Más tarde se verificó que se había registrado en un hotel con una identidad uruguaya.

Por la noche, Chueco fue trasladado a Posadas, donde quedó detenido en el Escuadrón 50 de la Gendarmería Nacional. Se quedaría allí por unas horas más, según fuentes judiciales. Luego, será enviado de vuelta a Buenos Aires para que preste declaración ante la justicia federal por la causa de lavado de dinero que involucra a Lázaro Báez.

Mientras la policía de Misiones, las cuatro fuerzas federales y dos brigadas en Paraguay y Brasil lo buscaban intensamente, durante el tiempo en el que estuvo desaparecido, Chueco logró hacer un recorrido por al menos tres ciudades: una vez que abandonó Puerto Iguazú, el abogado cruzó la frontera con Brasil hacia Foz de Iguazú, para poco después cruzar la frontera con Paraguay y seguir camino hacia Ciudad del Este. Desde ahí viajó hacia la paraguaya Encarnación.

LAS PISTAS QUE FUE DEJANDO

El abogado, que debía declarar hoy en la causa por lavado de dinero por la que están detenidos Báez y su contador Daniel Pérez Gadín, había sido visto por última vez a la salida de un hotel en Iguazú el jueves de la semana pasada.

Antes de su desaparición, Chueco dejó cartas de despedida en la habitación de uno de los dos hoteles donde se hospedó simultáneamente en esa ciudad. En ellas, como relató su ex mujer Patricia, el hombre daba a entender que tenía miedo y que se sentía perseguido. También pedía disculpas a sus hijos y daba indicios de que quería suicidarse consumiendo pastillas.

De hecho, horas antes de haber sido visto por última vez, apareció tirado en el suelo, ebrio y drogado, en una de las pasarelas de la Garganta del Diablo, en las Cataratas. Desde allí, el hombre habló telefónicamente con su mujer para avisarle que le había dejado US$ 150.000 en la caja fuerte de la habitación del hotel céntrico Saint George. El dinero estaba presuntamente destinado a sus seis hijos -tiene tres con Patricia y los demás con una pareja anterior, cuyo nombre no trascendió-.

Las misivas, escritas de puño y letra, fueron encontradas durante un allanamiento en ese hotel. También se encontró dinero, aunque la cifra era mucho menor: US$ 43.000 y $ 1.000 en efectivo.

También la policía paraguaya dijo que Chueco habría intentado suicidarse, aunque no se dieron precisiones.

Chueco había llegado a Iguazú el 12 de abril tras un breve paso por Posadas, donde abandonó su Peugeot 408 negro en el estacionamiento de un supermercado. Ese día, a las 13, se registró en el hotel Los Helechos, para luego pedir otra habitación en el Saint George, a una cuadra.

Los empleados de los hoteles que atendieron al abogado por esas horas afirmaron que manifestaba comportamientos extraños, reacciones violentas y que pasaba horas encerrado en su habitación.

Copyright© 2018 - laseptima.info - Todos los derechos reservados