29/02/2016

El Ministerio de Ciencia financia la producción de una cooperativa y una empresa recuperada

Una cooperativa que produce snacks de pacú y una empresa recuperada que desarrolla insumos para neurocirugía son algunos de los casos financiados por el Ministerio de Ciencia a través de instrumentos que fortalecen la inclusión y las economías regionales.

En el marco del Programa Nacional de Tecnología e Innovación Social, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, financia proyectos de producción de una cooperativa que produce snacks de pacú en Corrientes y una empresa recuperada bonaerense que desarrolla insumos para neurocirugía, entre otros casos. 

La Cooperativa Agropecuaria Piracuá, ubicada en la localidad de Bellavista, Corrientes, producen pacú desde 2010 y cuentan con una pequeña planta de eviscerado, desespinado y congelado. En los cultivos piscícolas, entre el 30 y el 40 por ciento de los ejemplares que se obtienen no llegan a obtener el tamaño mínimo para ser desespinado y dar un producto de costo razonable y buena aceptación. De esta manera, surgió la necesidad de encontrar una vía alternativa para el aprovechamiento y agregado de valor de los ejemplares de menos de 800 gramos. 

Así, la cooperativa suscribió en 2014 a la convocatoria del Ministerio de Ciencia para la presentación de propuestas para la ejecución de Proyectos de Tecnologías para la Inclusión Social. El proyecto fue aprobado y recibió 59.834 pesos. De esta manera, junto al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) sede Mar del Plata por parte del sector científico, y con la colaboración del Instituto de Ictiología del Nordeste (INICNE) y de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), pusieron en marcha una línea de producción para agregar valor a este tipo de ejemplares, utilizándolos como materia prima para fabricar alimentos secos expandidos tipo "snacks".

Por otra parte, Sagima es una empresa del conurbano bonaerense recuperada por sus trabajadores, que produce instrumental para microcirugía. El año pasado recibieron 63.770 pesos como subsidio por parte de la cartera científica a través de la convocatoria para la ejecución de Proyectos Asociativos de Diseño, instrumento dirigido a financiar iniciativas que tengan por finalidad la incorporación del diseño como factor estratégico de innovación, apuntando tanto a la generación de nuevos productos como a la introducción de mejoras en procesos y/o productos existentes. El objetivo del proyecto era diseñar, desarrollar y producir la matricería de un conjunto de fresas autobloqueantes descartables para neurocirugía.

Las fresas son herramientas que se utilizan para realizar craneotomía o trepanación que cuentan con un mecanismo de seguridad que permite que se detengan automáticamente al terminar de perforar el cráneo, evitando así posibles lesiones. Actualmente estos insumos deben importarse porque existen solo dos fabricantes en el mundo, en Alemania y Estados Unidos. A su vez, las instituciones médicas tienen un gasto anual vinculado a las infecciones intrahospitalarias muy elevado, por lo que la política general apunta al uso de elementos descartables.

En este contexto, surgió la necesidad de producir una línea de fresas descartables para neurocirugía, y una oportunidad rentable para la cooperativa, quienes tienen como fin último la sustitución de importaciones. Para llevar adelante el proyecto, Sagima se vinculó con la Secretaría de Ciencia y Técnica de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) y recibió apoyo del Centro Atómico Ezeiza, de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), en los servicios de esterilización de rayos gama y certificaciones de fábrica; del Centro Internacional del Conocimiento Tomás Maldonado del Ministerio de Ciencia, y del INTI.

Copyright© 2018 - laseptima.info - Todos los derechos reservados