OSSE: Restringido de 11 a 17
28/11/2006

LA UCR, CADA VEZ MÁS CERCA DE LAVAGNA Y ATOMIZÁNDOSE

El radicalismo relanzará esta semana su política de alianzas de cara al 2007, a partir de la consagración del senador Gerardo Morales en la presidencia del partido. El jujeño, que es cercano al ex ministro de Economía, prepara el terreno para iniciar formalmente el diálogo. En tanto, el sector "R", liderado por Margarita Stolbizer, se opone a este acercamiento.

El ex presidente Raúl Alfonsín, impulsor de la candidatura de Lavagna, el fin de semana tomó distancia de su propuesto por los acuerdos que estaría haciendo con el macrismo, pero el propio ex ministro mandó emisarios para apaciguar a Alfonsín. Dicen que habrían pactado que Mauricio Macri no integre el “núcleo duro” del lavagnismo, lo que en realidad es una falacia, porque lo que se viene armando es una coalición de centro-derecha de la que el presidente de Boca es uno de los ejes clave.
 
La Unión Cívica Radical se encamina así esta semana a relanzar su política de alianzas de cara al 2007 a partir de la consagración del jujeño Gerardo Morales en la presidencia del partido, tras el alejamiento de Roberto Iglesias, preparando el terreno para iniciar formalmente el diálogo con Roberto Lavagna.
 
De hecho, quien se posiciona como seguro conductor de la UCR, se mostraría este martes en su territorio junto al ex ministro de Economía cuando, al inaugurar el Instituto de Políticas Públicas del opositor Frente Jujeño, ofrezcan una charla sobre "el fin de la emergencia económica" y los "superpoderes".
 
Sin embargo, el arranque oficial de las conversaciones con Lavagna recién se dará luego de que, el viernes, el plenario de delegados del Comité Nacional radical defina al reemplazante de Iglesias, quien dio un paso al costado de la titularidad del partido luego de virar desde su inicial posición "L" hacia los "R".
 
Justamente lo que derivó en el cimbronazo radical producto de la sorpresiva renuncia de Iglesias fue el vacío de poder que le generó al mendocino el hecho de que quienes lo habían impulsado en la presidencia del partido intentaran por las suyas reencauzar el diálogo con el lavagnismo, que él mismo había dado por cerrado.
 
Allí, entonces, se encontraron juntos el alfonsinismo y el sector de la Renovación (representado por el chaqueño Ángel Rozas; por el titular de la Convención, Adolfo Stubrin; y los jefes de bloque en el Congreso, Fernando Chironi y Ernesto Sanz) procurando reconstituir los contactos con el ex ministro.
 
En tanto, ahora, según lo constatado por Télam a partir del diálogo con fuentes de los diferentes sectores, ambas corrientes asegurarán el viernes la consagración de Morales como nuevo jefe partidario cuando se reúna el centenar de delegados que conforman el plenario del Comité Nacional.
 
En ese escenario, los "R" -que tienen como principal referente a la bonaerense Margarita Stolbizer, secretaria general del partido- buscarán dar pelea contra la designación de Morales por entender que, con el jujeño a la cabeza, el radicalismo se encamina inexorablemente a un acuerdo con el ex ministro que, por ende, comprenderá al duhaldismo, al que miran con urticaria.
 
Mientras tanto, los "K" -el sector que milita en pos de la "concertación plural" convocada por el presidente Néstor Kirchner- serán nuevamente los grandes ausentes de la jornada, aunque esta vez con las expectativas puestas en que la nueva conducción partidaria abra las puertas a la libertad de acción en los distritos de cara a la pelea electoral del 2007.
 
Así lo señalaron a Télam fuentes radicales "K", quienes indicaron que cada delegado del sector -que de todos modos es minoritario en el plenario- podrá definir por sí mismo si será o no de la partida, aunque dieron por hecho que la mayoría optará por no poner su rostro en lo que en los hechos será el primer paso hacia un acuerdo con el lavagnismo.
 
Frente a este nuevo escenario, desde el espacio conducido por Roberto Lavagna, consignaron a Télam la predisposición al diálogo con el radicalismo e incluso aseguraron que el ex ministro considera "lógico y razonable" que el centenario partido pretenda incorporar a un boina blanca como candidato a vice.
 
Es que, esta semana, Gerardo Morales, dijo públicamente que veía con buenos ojos que el mendocino Ernesto Sanz sea el eventual compañero de fórmula de Lavagna: "Ernesto Sanz es claramente uno de los dirigentes que tiene una buena proyección; es un cuadro y forma parte de la renovación", sostuvo.
 
También, afirmó que, en caso de convertirse en el nuevo titular del radicalismo, "lo primero" que hará será "hablar con Lavagna" dado que "claramente es una intención generalizada en el partido".
 
En tanto, en lo que hace a la convivencia entre las disímiles filas del radicalismo, reconoció que tendrá que "administrar no sólo la crisis sino también visiones diferentes", en referencia a los radicales "R", que propician la consagración de candidatos propios, y el diálogo con el socialismo y el ARI.
 
Justamente, fuentes cercanas al senador jujeño adelantaron que otro de los primeros pasos que dará Morales una vez que quede designado al frente del partido, será propiciar el diálogo con los distintos sectores, para lo cual ya comenzó a diagramar su agenda para realizar una serie de visitas al interior.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados