06/09/2007

Y al cuarto día. Néstor Kirchner habló de los comicios de Córdoba

El presidente de la Nación se refirió por primera vez al conflicto derivado de los comicios realizados el último domingo en la provincia de Córdoba, durante el almuerzo organizado por la Unión Industrial Argentina (UIA) en Parque Norte.

El presidente de la Nación, Néstor Kirchner, se refirió por primera vez al conflicto derivado de los comicios realizados el último domingo en la provincia de Córdoba.
 
Fue en el marco de un almuerzo organizado por la Unión Industrial Argentina (UIA) en Parque Norte, al cumplirse el 120 aniversario de la fundación de esa entidad. El jefe de Estado se refirió a la elección que lo consagró como intendente de Río Gallegos veinte años atrás: "Yo creía que había perdido por 23 votos pero mi rival vino a verme para decirme que le había ganado por 111 votos, miren las cosas que se discuten hoy",  expresó a manera de "parábola del buen sembrador" y con la intención de que Juan Schiaretti y, sobre todo, Luis Juez acepten el resultado de las urnas del último domingo.
 
Así, Néstor Kirchner aludió a la decisión de la gente y al respeto por el escrutinio, recordando "esa imagen de Roberto y mía, convenciéndonos que uno había ganado al otro, porque la diferencia era muy chica, los dos creyendo profundamente en la democracia y la voluntad de la gente".
 
Al acto, también asistieron el vicepresidente, Daniel Scioli; el ministro de Economía, Miguel Peirano y los ministros de Planificación Federal, Julio De Vido y de Trabajo, Carlos Tomada.
 
En la oportunidad, el anfitrión y titular de la UIA, Juan Carlos Lascurain, habló de la búsqueda de un "diálogo tripartito entre el sector empresario, el Estado y los trabajadores, en procura de afrontar el desafío de desarrollar la Argentina con la participación de todos los sectores".
 
A su vez, el jefe de Estado, tras efectuar un llamado a los sectores industriales a mantener el buen rumbo, aseguró que "el cambio recién comienza" para insistir en instalar a su esposa, Cristina Fernández de Kirchner, como su virtual sucesora a partir del 10 de diciembre.
 
En lo que tiene que ver con la marcha de la economía y la producción del país, Néstor Kirchner remarcó que "si lográramos mantener un crecimiento constante, cercano al 5 por ciento anual, en diez años este será otro país, un país mejor", a la vez que resaltó: "El crecimiento económico de poco vale si no hay desarrollo social", para, una vez más, hacer hincapié en la problemática de la responsabilidad social empresaria y la necesidad de que los trabajadores participen en la distribución de los ingresos.
 
El primer mandatario volvió a cuestionar severamente al neoliberalismo por las etapas de crisis económicas en el país y destacó el pago de la deuda al Fondo Monetario Internacional que significó la capacidad de decidir.
 
Al igual que lo había hecho en San Nicolás este último miércoles, en el acto que compartió junto al titular de Ternium-Siderar, Paolo Rocca, aludió a la inclusión social al instar a que "no detengamos los cambios, avancemos hacia un modelo de país que se industrialice a partir de un capitalismo pujante con inclusión social", realizando un paralelo con las políticas de los años '90 que provocaron la destrucción de la industria y dejaron exclusión, pobreza y marginalidad. 

Por Pedro Noel Romero, corresponsal de Agencia NOVA en la Casa Rosada

Copyright© 2018 - laseptima.info - Todos los derechos reservados