01/04/2013
Lunes de Pascua en Roma

Los sacramentos y la fe cristiana deben traducirse en "comportamiento, gestos y elecciones", dijo el Papa

Francisco hizo el llamamiento durante el Regina Coeli, uno de los cuatro rezos a la Virgen María. Desde la ventana del estudio pontificio, pidió a la multitud que estaba en la plaza San Pedro, que “la fuerza de la resurrección de Cristo pueda llegar a cada persona, especialmente a quien sufre”.

"Manifestar en la vida el sacramento que hemos recibido", exhortó Francisco desde la ventana del estudio del Vaticano ante una expectante masa de gente que le aplaudió en varios momentos de su corto mensaje leído en italiano, al término del cual les deseó buen provecho para el inminente almuerzo.

"Cristo venció el mal de forma total y definitiva, pero a nosotros, los hombres de nuestro tiempo, nos espera acoger esta victoria en nuestra vida y en la realidad concreta de la historia y de la sociedad", dijo el flamante Papa, elegido en el trono de San Pedro el pasado 13 de marzo.

El papa jesuita recordó en este mensaje, que reemplaza al Ángelus durante la semana pascual, que los sacramentos y la fe cristiana deben traducirse en "comportamiento, gestos y elecciones" en la vida de cada día.

Y es que todo pasa por el corazón humano, recordó, porque si "cambio las cosas que no son buenas, que pueden hacer mal tanto a uno mismo como a los demás, permito la victoria de Cristo afirmarse en mi vida, prolongar su acción benéfica".

Ante los aplausos de los fieles, Francisco permaneció unos instantes dubitativo y saludando con la mano en la ventana del estudio del palacio apostólico, que domina la imponente plaza del corazón del catolicismo.

El Papa tiene previsto visitar en la tarde de este lunes de Pascua a la cripta vaticana para orar ante la tumba de Pedro, del que es su 265º sucesor.

A lo largo de esta Semana Santa, la primera que preside como jefe de la Iglesia católica, Francisco brindó multitud de pistas que indican un cambio profundo en la Iglesia católica, que en los últimos años se vio salpicada por los escándalos y la sangría de fieles.

En la bendición urbi et orbi del domingo fustigó los conflictos que salpican Oriente Medio, África y la escalada verbal que amenaza con el enfrentamiento en la Península de Corea, así como el tráfico de personas y drogas.

El papa argentino parece haber elegido el italiano como su lengua oficial para comunicarse en los actos oficiales, dando una imagen de sobriedad a sus intervenciones, en contra de lo que solían hacer sus predecesores que a menudo terminaban saludando en varios idiomas a los peregrinos.

El Sumo Pontífice realizará su primera visita a las excavaciones que rodean la tumba de San Pedro a media tarde de este lunes, según anunció el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi. Es la primera vez que visita la Necrópolis Vaticana, impresionante conjunto de tumbas tipo «casa» situadas un nivel por debajo de las Grutas Vaticanas, que a su vez están bajo el pavimento actual de la basílica.

Aunque el Papa ya rezó el pasado 19 de marzo, día de la misa de Inauguración, delante del mosaico de Cristo bizantino que marca la tumba, la sepultura esta físicamente más abajo, a un nivel inferior. En su momento consistió en un sencillo enterramiento en tierra, junto a un muro de color rojo donde se fueron acumulando «graffitis» relativos a Jesús, a María y a Pedro a lo largo de los primeros tres siglos de cristianismo, hasta que Constantino enterró toda la necrópolis para construir encima la primera basílica.

Francisco podrá ver por primera vez las dos pequeñas columnas de mármol blanco que son los restos del «trofeo de Caius», la primera construcción, muy modesta, destinada a marcar la tumba de tierra, insignificante comparada a los mausoleos que se extienden colina abajo siguiendo el eje de la basílica hacia la plaza.

El hallazgo de la tumba, al cabo de una campaña de excavaciones que duró diez años (1939-1949) fue anunciado al mundo por Pío XII el 23 de diciembre de 1950 en un radiomensaje que marcaba los últimos días del Año Santo.

Pío XII advirtió que, en cambio, no era posible asegurar que los restos de huesos humanos encontrados en la zona, junto con algunos huesos de animales, correspondiesen al Pescador de Galilea, ya que hay antiguas noticias de traslados a otros lugares para ponerlos a salvo de persecuciones, y muchos epígrafes de culto a Pedro y Pablo, por parte de peregrinos, en las catacumbas de San Sebastián.

Debido a las limitaciones de espacio y los problemas de conservación de los frescos de las casas tumbales, la Necrópolis Vaticana solo se puede visitar con reserva previa a la oficina de excavaciones.

El lunes de Pascua es festivo en Italia, y al filo del mediodía la plaza de San Pedro estaba prácticamente llena de fieles que habían acudido para rezar el Regina Coeli, la oración que sustituye al Ángelus durante varias semanas posteriores a la Pascua.

Francisco les dijo a los fieles en esta oportunidad que «el bautismo nos hace hijos de Dios, y la Eucaristía nos une a Cristo», aportando una gracia que es «un potencial de renovación personal enorme». El Papa repitió dos veces que «sin la gracia no podemos nada». Pero «con la gracia del bautismo y la comunión eucarística podemos convertirnos en instrumentos de la misericordia de Dios». A pesar de que saludó específicamente a «peregrinos de los distintos continentes», el Papa habló solo en italiano, y se despidió con una fórmula coloquial muy popular en Roma: «Buena Pascua y buen almuerzo».

El Papa habló a los fieles y rezó el Regina CoeliEl Papa habló a los fieles y rezó el Regina Coeli

Copyright© 2018 - laseptima.info - Todos los derechos reservados