19/03/2013
EL PAPA FRANCISCO SE COMUNICÓ CON ARGENTINA, HABLÓ A LA GENTE QUE ESTABA DE VIGILIA EN LA CATEDRAL METROPOLITANA DE BS.AS.

"Por favor, no se olviden de este obispo, que está lejos pero los quiere mucho. Recen por mí"

El mensaje y la bendición de Francisco fue pasadas las 03:30, antes de asumir formalmente el Pontificado y convertirse en el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica.

Para la gente en la Plaza de Mayo fue toda una sorpresa. Una alegría enorme. El Papa Francisco se levantó este martes por la mañana y una de las primeras cosas que hizo fue llamar a la Argentina donde por la diferencia horaria era la madrugada, para comunicarse con todos los que pasaron la noche en vela, de vigilia, a la espera de la ceremonia de entronización.

El Papa Francisco llamó por teléfono al celular de uno de sus más estrechos colaboradores -cuando era cardenal-, el padre Alejandro Russo, rector de la Catedral Metropolitana. Desde el Centro Televisivo Arquidiocesano (CTA), "Santa Maria de Buenos Aires", habían coordinado para conectar esa llamada con la Plaza y que el Pontífice argentino pudiera saludar y bendecir a sus fieles. Pero lo mantuvieron en el más estricto secreto. Querían que fuera la mayor sorpresa de la noche en Argentina.  

Sobre las 3.30 (hora argentina - 7.30 de Roma), el papa Francisco llamó a Russo y comenzaron con los arreglos para conectarlo con los parlantes instalados en las afueras de la Catedral. El padre Russo habló por los altavoces y entonces anunció que tenía una sorpresa para los fieles. Nadie se imaginó que podía ser tan grande. Estallaron los gritos, los aplausos. Fue pura emoción. Las lágrimas rodaron al decir de qué se trataba.

El Pontífice pidió a los fieles dejar de lado los "odios" y no temerle a Dios, que "siempre perdona". "Que no haya odios, peleas, dejen de lado la envidia", dijo el Papa.

"No le saquen el cuero a nadie, dialoguen", agregó un clásico Bergoglio y le arrancó una sonrisa a la gente que lo escuchaba atenta y estupefacta por la sorpresa.

"Que entre ustedes este deseo de cuidarse vaya creciendo en el corazón y acérquense a Dios. Dios es bueno, Dios siempre perdona, Dios comprende, no le tengan miedo", subrayó el Papa.

"Dios es padre. acérquense a él. Y que la Virgen los bendiga mucho, que ella como madre los cuide", rogó. "Y por favor no se olviden de este obispo, que está lejos pero los quiere mucho. Recen por mí", pidió una vez más, tal como lo hace siempre y lo había hecho el mismo día que fue elegido y salió al balcón de San Pedro para saludar a los feligreses.

Estallaron los gritos de alegría aclamando al Papa Francisco quien tuvo que interrumpirlos para decirles: "Por la intercesión de Santa María, siempre Virgen, del ángel de la guarda de cada uno de ustedes, del glorioso patriarca San José, de Santa Teresita del Niño Jesús y de los santos protectores de ustedes, los bendiga Dios Todopoderoso, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo", fue la bendición antes de cortar la comunicación. El protocolo del vaticano ya lo reclamaba.

La llamada, que era esperada porque el Papa mismo más temprano la había anunciado, no era seguro que pudiera concretarse por las actividades que condicionaban a Francisco, más allá que era él quien la había prometido. "No lo quisimos anunciar porque teníamos temor de que algo pudiera fallar. No podíamos generar semejante expectativa y que luego no pudiéramos llevar a cabo la conexión", contó Julio Rimoldi, director ejecutivo del CTA. Por lo que para la gente y hasta para los organizadores del evento en la Plaza de Mayo, fue totalmente inesperada. 

Rimoldi, a quien el ahora Papa lo ha bautizado como "el Tinelli de la Iglesia", por estar a cargo de los medios de la Iglesia católica en el país, contó la conversación previa que tuvo con Francisco, cuando anunció su intención de llamar en la madrugada: "Lo primero que me dijo fue: ¿"Eh Tinelli, qué hacés ahí"? Se sorprendió por la hora. Lo saludé, lo felicité y le mandé un saludo de todos los chicos del canal. Era la primera vez que hablaba con él después de la elección y no sabía cómo decirle. Pero lo llamé como siempre 'padre Jorge'. Fue como si nos hubiéramos visto ayer". Y agregó Alejandro Rimoldi que lo notó "súper feliz, contento. Parece que tiene 20 años menos".

LAS PALABRAS DE FRANCISCO A LOS ARGENTINOS

“Hola. Gracias por estar rezando. Gracias por las oraciones, las necesito mucho. Gracias por haberse reunido a rezar. ¡Es tan lindo rezar! Porque es mirar hacia el cielo, mirar a nuestro corazón y saber que tenemos un Padre Bueno, que es Dios. ¡Gracias por eso!.

Les quiero pedir un favor: caminemos juntos todos, cuidémonos los unos a los otros, cuídense entre ustedes, no se hagan daño, ¡cuídense!. Cuídense la vida, cuiden la familia, cuiden la naturaleza, cuiden a los niños, cuiden a los viejos. Que no haya odio, que no haya peleas. Dejen de lado la envidia, no le saquen el cuero a nadie; ¡dialoguen!. Que entre ustedes, este deseo de cuidarse, vaya creciendo en el corazón y acérquense a Dios. Dios es bueno, Dios siempre perdona. Dios comprende, no le tengan miedo, Dios es Padre… ¡Acérquense a Él!, y que la Virgen los bendiga mucho, que ella como madre los cuide, y por favor, no se olviden de este obispo, que está lejos pero los quiere mucho. ¡Recen por mí!. 

Por la intercesión de Santa María, siempre Virgen, del Ángel de la guarda de cada uno de ustedes, del glorioso patriarca San José, de Santa Teresita del Niño Jesús y de los santos protectores de ustedes, los bendiga Dios Todopoderoso, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”.  

Mensaje y Bendición del Papa a los argentinosMensaje y Bendición del Papa a los argentinos

Copyright© 2018 - laseptima.info - Todos los derechos reservados