OSSE: Restringido de 11 a 17
23/11/2006
"Cero" en política exterior

Papelón tras papelón

11 a 1 en La Haya... 23 a 1 en el Banco Mundial...

La crisis de las papeleras es también el fracaso absoluto de la política exterior del gobierno de Kirchner. No hay que olvidarlo: nuestro país ya había sufrido dos derrotas catastróficas: en primer lugar, la aplastante votación en La Haya; en segundo lugar el Banco Mundial. Luego la Argentina recibió la advertencia del tribunal arbitral del Mercosur. Papelón tras papelón se llega a la presentación de una carta al Banco Mundial contra el crédito de la empresa Botnia que llevó en su cartera la secretaria de Medio Ambiente, Romina Picolotti, a quien desde que está en su cargo no es tan fácil de consultar, según Seprin.
 
El próximo papelón podría ser Gualeguaychú, donde el Presidente no sabe cómo desactivar una bomba que podría explotar en cualquier momento: los asambleístas piensan tomar represalias contra el gobierno uruguayo dejando abierta una zona de riesgo de impredecibles consecuencias.
 
Como siempre, Kirchner atacó a la prensa como si la prensa fuera culpable de reflejar lo que pasa. Sin considerar que los diarios escriben sobre los hechos que suceden, el Presidente cuestionó a la prensa y especialmente a Joaquín Morales Solá, uno de los columnistas más críticos de la gestión K, no solamente en el conflicto de las papeleras.
 
Morales Solá –advierte Seprin- había señalado los riesgos de la decisión oficial de enviar una carta al titular del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, para pedirle que no aprobara el crédito para Botnia. “¿Quién le aconsejó al Presidente -escribió Morales Solá- que debía firmar una dura carta al Banco Mundial contra el crédito a la empresa Botnia? Sea quien fuere -y ciertamente no se sabe quién fue-, debería estar hoy fuera del Gobierno. No se puede someter a un presidente a semejante desaire, como tampoco se puede seguir colocando al país en el centro de estrategias perdidosas.”
 
Nadie quiere que se vaya el Presidente, pero ayer Kirchner se echó solo. “…hoy se preguntan quién escribió la carta -dijo-… el que se tiene que ir del Gobierno soy yo, porque el que escribió la carta fui yo. Si quiere que me vaya me voy, porque la escribí yo; nadie lo hizo por mí…"
 
En la materia “Relaciones internacionales” el gobierno de Kirchner tiene cero. Esto se debe a que el presidente de la Nación tiene una particular debilidad por concentrar decisiones y hacerse cargo de todo lo que pasa y hace el Gobierno. Además no le gusta tener comunión con quienes no piensan como él.
 
El fracaso total de la estrategia argentina es también el fracaso del diálogo. Kirchner dijo “fuimos y le rogamos al intransigente presidente uruguayo. Lo de intransigente cayó muy mal en Uruguay”.
 
Sr. Presidente: la Argentina no tiene nada que rogarle a nadie, es un país soberano y con derechos, sólo tiene que dialogar y no luchar contra el mundo como si el mundo estuviera complotado contra la Argentina. Como sucede en todos los órdenes de la vida, quedarse sólo es quedarse aislado, y un país aislado en el contexto internacional está condenado a desaparecer.
 
Cómo estar en desacuerdo con los cortes pero no hacer nada para impedirlos
 
¿Se buscaron todos los caminos posibles en este conflicto? Hablando de caminos, uno de los subconflictos dentro de este gran papelón de la Argentina en la crisis con Uruguay es sin dudas la legitimación indirecta de Kirchner de los cortes que violan el libre tránsito con el socio del Mercosur. Aunque el Presidente dice “no estoy de acuerdo con los cortes”, aquí aparecen muchas contradicciones. “Si hay alguien que quiera reprimir… Yo no lo voy a hacer… No voy a levantar la mano contra otro argentino”, afirmó.
 
Mientras tanto, la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú debatió nuevas medidas de acción, pero no se votó sobre la continuidad del corte de ruta, que sigue por tiempo indeterminado.
 
En tanto dos de las tres líneas de ómnibus que unen Montevideo con la Ciudad de Buenos Aires anunciaron que suspendieron sus servicios por temor a un bloqueo "total" de los pasos fronterizos durante el próximo verano. Según informó el diario uruguayo 'El País', una tercera empresa que realiza ese trayecto evaluaba también la posible cancelación del servicio. La decisión empresaria se conoce luego de que los asambleístas de Gualeguaychú ratificaron el corte por tiempo indeterminado del paso fronterizo con Fray Bentos, en tanto que convocaron a bloquear los puentes Colón - Paysandú y Concordia - Salto.
 
Los cortes no le hacen bien a la estrategia argentina, ¿pero hay algo que la Argentina y el gobierno de Néstor Kirchner hayan hecho bien en el conflicto de las papeleras? Aun si se corrigiera este examen de relaciones exteriores que es el conflicto de las papeleras con el “buenómetro”, Argentina tendría un aplazo rotundo.
 
Pese a considerar que la acusación del presidente Kirchner, contra Tabaré Vázquez fue una "provocación", el gobierno uruguayo optó por no reaccionar y continuar con su estrategia de desplegar una ofensiva ante organismos internacionales.
Tras las barbaridades del presidente argentino, el gobierno uruguayo piensa: "El que se calienta, pierde" y "si se retira un embajador, no se manda nunca más".

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados