OSSE: Restringido de 11 a 17
22/11/2011

La Presidenta cerró la reunión anual de la UIA con un discurso

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó que "se viene la etapa de la sintonía fina", en la que se estudiará la competitividad, en la que hay que analizar inversiones, salarios, inflación, subsidios. "Tenemos que hablar muy en serio", dijo, también sobre utilidades de las empresas.

Al cerrar con un discurso la reunión anual de la Unión Industrial Argentina (UIA), la mandataria aludió al tema de la distribución de la Ganancias, sobre lo cual dijo que “les doy mi opinión: este modelo se ha regido por el acuerdo entre los trabajadores y los empresarios en convenciones laborales, y la distribución de las utilidades también la tienen que decidir entre empresarios y trabajadores".

Sostuvo al respecto que "la distribución de las ganancias no la pueden imponer el Estado por la fuerza o el Parlamento”.

Respecto de las expectativas que generó su presencia en la UIA y su discurso de cierre, la Presidenta fue contundente al destacar que "la etapa que viene, es la de una sintonía fina".

Dijo que en ella se debe “comenzar a precisar y estudiar a cada uno de los sectores bajo el tema central dela competitividad de la economía argentina, que solamente es sustentable con inclusión social”. Aclaró que cuando habla de competitividad no se refiere a la baja de impuestos, a los subsidios o a pagar menos salarios, “que no parecen formas muy novedosas”.

La Presidenta explicó que es preciso “innovar los comportamientos de cada uno de los sectores, los tres sectores: empresarios, trabajadores y el Estado como el tercer actor, que significa esa actuación tripartita y ha sido una de las claves del crecimiento de este año, con acuerdos que han sido la política con convenios colectivos, la mejora de salario", pero advirtió que "hay que comenzar con la sintonía fina”.

En ese análisis, dijo la Presidenta, hay que analizar "inversiones, cuestiones salariales, inflación, subsidios” y además “analizar con sintonía fina las utilidades”, algo de lo que no se habla, dijo, pero que tiene que ver con la economía a nivel global.

El no tocar utilidades, en el sector financiero hace que “la crisis la paguen los que menos tienen. Quienes quieren hacer pagar la crisis tienen que tener en cuenta cómo terminó la Argentina en el 2001, la maza pegando a la pared. Lo probamos”.

Habló de la reinversión de utilidades en grandes industrias, y de filiales extranjeras, que en lugar de remitir las utilidades a su casa matriz, siguieron invirtiendo en el país en tecnología e innovación.

“No voy a hacer nombres”, aclaró la Presidenta pero señaló que “una gran empresa que teniendo utilidades muy importantes, parte con los subsidios, que no hemos tocado por ser de insumos difundidos, que impacta al común de economía” no lo ha hecho. Por eso, dijo “hay que sentarse a discutir para hablar de inversión, inflación, cosas que tenemos que hablar muy en serio”.

“Estoy dispuesta a abordar todos y cada uno de los problemas" dijo, para señalar que "no hay que hablarse por los diarios, cuando quiere solucionar un problema tiene que ir hasta la oficina del funcionario; nunca vi que nadie solucionara nada por los diarios, por los diarios siempre se complican y no revelan ánimo de solución”.

Volvió a aludir a grandes empresas que no reinvierten utilidades, señalando que una de ellas que tuvo 31% de utilidades más que en 2008 sin embargo invirtió menos un 35% menos, que en 2008” y agregó que hay que saber que “para mantener el modelo hay que seguir reinvirtiendo para ampliar la capacidad productiva. El mercado interno nos permitió sortear la crisis y nos va a permitir tener un potente mercado intrazona en América del Sur, de allí van a venir las soluciones y no de ninguna otra parte”, acotó.

Estimó por otra parte, que los políticos deben "respetar a los mercados", pero subrayó especialmente que "los que gobiernan son los que han sido elegidos por el voto popular"

Al dirigirse a los dirigentes de la UIA la Presidenta enfatizó que "en mí van a tener una presidenta con quien dialogar, pero cuando hablemos de economía yo hablaré con números y a ustedes les pido lo mismo, que contemos todos los números y discutamos seriamente y vamos poder acordar".

También Cristina pidió inteligencia a todos los sectores productivos y políticos para seguir sosteniendo el modelo y criticó, en ese sentido, las dificultades que interpone el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para el traspaso del sistema de subterráneos.

“Queremos hacer cumplir las leyes, los acuerdos y la lógica”, dijo la jefa del Estado y subrayó que “no le estamos pidiendo que vayan a hablar con el FMI, sino sólo que se hagan cargo de los subtes”.

Añadió que es la Ciudad más rica del país, con más de u$s 35.000 de ingreso per cápita, y que acapara el 53% de los subsidios nacionales, y remarcó además que “quienes criticaron duramente los subsidios, ahora piden mantenerlos hasta el 2017”.

Al retomar el tema económico reiteró que el modelo vigente “es de crecimiento, no de metas de inflación, que es lo que llevó a la destrucción de la región", y en ese sentido subrayó que "creemos en el crecimiento, el trabajo y la inclusión. Y además sostuvo que la Argentina ha tenido una política previsible en su tipo de cambio que ha sido una de las bases del crecimiento".

En lo concerniente al otro actor social, trabajadores y sindicalistas, dijo que “seguro que estuvo hablando por aquí el compañero secretario general de la CGT”, en alusión al proyecto de distribución de las ganancias, y en ese sentido comentó: “Si la economía pudiera regirse sólo por leyes sancionadas por el Parlamento, no tendríamos necesidad de tener un UIA o una CGT”.

De esa forma graficó que “este modelo ha sido regido por algo virtuoso que ha sido el acuerdo entre trabajadores y empresarios y no sólo sobre temas salariales sino también sobre condiciones laborales”, y añadió que el tema de las distribución debe estar en ese marco de acuerdo y diálogo entre trabajadores y empresarios.

También hizo hincapié en el tema de la problemática sindical, sobre lo que opinó que hoy "un conflicto laboral se da entre el patrón y el obrero, pero cuando se da entre sindicatos no es laboral, pero nos para la economía".

Sin embargo fue categórica en señalar que "es importante defender las conquistas laborales" conseguidas desde 2003” y recordó ante los empresarios de la UIA que “siendo trabajadora, tengo pergaminos suficientes para decir que siempre defendí a los trabajadores, pero también sé que tengo responsabilidad frente a los empresarios", acotó y recordó que durante su periodo como legisladora,se opuso a la ley de flexibilización laboral del gobierno de Carlos Menem.

Estuvieron presentes en el almuerzo,realizado en el Hilton de Puerto Madero, el gobernador de Buenos Aries, Daniel Scioli, los ministros de Economía, Amado Boudo; de Planificación, Julio De Vido, y de Industria Débora Giorgi; el titular de la UIA, José Ignacio De Mendiguren, quien la precedió en los discursos, y presidente de la 10ma. Conferencia Industrial Argentina, Luis Ureta Saenz Peña, además de un gran número de dirigentes de la entidad industrial.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados