OSSE: Restringido de 11 a 17
16/11/2011

ITALIA: Monti logró respaldo para el plan de ajuste y este miércoles presentará su nuevo gobierno

El primer ministro designado italiano, Mario Monti, anunció que este miércoles presentará su nuevo gobierno luego de obtener promesas de "sacrificios" y de apoyo a sus planes de ajuste de parte de las fuerzas políticas, los sindicatos y el empresariado tras dos días de intensas consultas.

Sin embargo, y por segundo día consecutivo, la hasta ahora ordenada transición italiana hacia un gobierno de tecnócratas y políticos que aplique medidas de ajuste no calmó a los mercados, ante el persistente temor a que la crisis de deuda de la zona euro conduzca a una recesión en Europa y atente contra la moneda única.

En conferencia de prensa en Roma, tras concluir consultas para explorar la formación de un gobierno, el economista y ex comisario europeo, de 68 años, dijo que todavía ultimaba los detalles de la conformación de su gabinete y de su programa de gobierno, que presentará este miércoles al presidente Giorgio Napolitano.

"Confirmo mi absoluta serenidad y convicción de que nuestro país superará esta situación tan difícil", señaló Monti, a quien Napolitano encargó formar gobierno el domingo luego de que la crisis forzara la dimisión del conservador Silvio Berlusconi, que gobernó Italia 17 años, en tres ocasiones distintas.

"Quedé impresionado por el sentido de responsabilidad y de disposición a apoyar el crecimiento social" prosiguió Monti, en referencia a las consultas de este martes con líderes políticos, sindicales y empresariales.

"Todos ofrecieron contribuciones concretas de posibles sacrificios parciales a cambio de un resultado general más positivo, agregó el economista neoliberal.

Monti está bajo intensa presión para dar garantías a los mercados de que Italia no incurrirá en una cesación de pagos que podría hundir a la zona euro y desencadenar una nueva recesión mundial.

La Unión Europea (UE) y el Banco Central Europeo (BCE) ya sugirieron medidas que Italia debería tomar, mayormente reformas que en el pasado fueron bloqueadas por cuestiones políticas u otros intereses.

Monti dejó en claro su voluntad de implementar reformas de largo aliento al decir el lunes que pretende que su gobierno esté en funciones hasta marzo de 2003, la fecha de las próximas elecciones, pese a pedidos de un mandato de menor duración.

Este martes, en el segundo y último día de consultas, Monti recibió el respaldo de los dos mayores partidos de Italia, el Pueblo de la Libertad (PDL), de Berlusconi, y el centroizquierdista Partido Democrático (PD), así como de la poderosa asociación empresarial Confindustria.

"Apoyamos fuertemente el nacimiento de este gobierno porque es la última oportunidad que tenemos de recuperar la credibilidad", dijo la presidenta de Confinindustria, Emma Marcegaglia.

El líder sindical Raffaele Bonanni dijo que Monti estaba terminando de conformar su gabinete cuando ambos se reunieron este martes por la tarde, informó la agencia de noticias ANSA.

"Monti nos dijo que alcanzó un acuerdo con las principales fuerzas políticas que le dará una mayoría parlamentaria consistente que lo apoyará, y que muy pronto estará en posición de presentar su lista d eministros", dijo Bonnani, secretario general de la central de trabajadores CISL.

Pese a los avances políticos en Italia, las bolsas europeas volvieron a cerrar este martes a la baja en su segundo día de operaciones desde la designación de Monti, ante los temores de que los partidos políticos abandonen al premier si sus medidas de ajuste resultan demasiado difíciles de digerir, según analistas.

Roma debe refinanciar unos 273.000 millones de dólares en bonos antes de fines de abril, un enorme desafío dado que el lunes se vio obligada a pagar un rendimiento 6,3% para vender bonos a cinco años a los inversionistas, el mayor interés desde 1997.

Pese al acuerdo en Italia y a que tanto Francia como Alemania anunciaron una recuperación económica en el tercer trimestre, los mercados mostraron desconfianza, en particular porque el fuerte costo del endeudamiento galo hace temer que la crisis de la deuda haya infectado a la segunda mayor economía de la zona euro.

Los inversionistas continuaron vendiendo los bonos italianos, griegos y españoles y optaron por refugiarse en papeles de deuda de Alemania, provocando caídas en las acciones europeas y en el euro.

Concretamente, el bono italiano a 10 años volvió a subir más de un 7%, elevando el costo del crédito a un nivel insostenible, como el que contribuyó a la caída de Berlusconi.

Para Italia, las profundas reformas son consideradas cruciales si se quiere poner fin a años de lento crecimiento, recortar una enorme deuda equivalente al 120% de su Producto Bruto Interno y evitar una profundización de la crisis como la que llevó a Grecia, Irlanda y Portugal a buscar rescates financieros.

Los gobiernos de la UE tienen hasta la cumbre del 9 de diciembre para delinear una estrategia convincente, con verdadero respaldo financiero, para mantener viva la moneda única en la zona integrada por 17 países.

Las posibilidades son inciertas, en buena medida porque el gobierno alemán, junto con el banco central de ese país, el Bundesbank, y los conservadores del Banco Central Europeo (BCE) bloquearon algunas alternativas consideradas claves.

A la situación de los países más afectados por la crisis de la deuda, se agregó la preocupación por las dificultades de Francia para realizar rápidos ajustes a su economía.

"Entre los seis países de la zona euro con calificación AAA, Francia logra por lejos el menor índice del estudio sobre revisión de salud” financiera, dijo un grupo de expertos con sede en Bruselas en un informe de 75 páginas llamado Euro Plus Monitor.

"Los resultados son demasiado mediocres para un país que quiere proteger su lugar entre los mejores (...) Las alarmas deberían estar sonando por Francia", afirmaron.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados