OSSE: Restringido de 11 a 17
30/12/2010

Desde el corazón de un reactor nuclear

La "joya" del Centro Atómico Bariloche, es un lugar clave para la investigación y la docencia de profesionales que luego se destacan en el mundo y construyen otros para diversos países.

SAN CARLOS DE BARILOCHE.- Rodeado por cerros cordilleranos e instalado estratégicamente donde un eventual terremoto jamás podría hacerle el mínimo daño, el reactor nuclear de investigación RA-6, considerado "la joya" del Centro Atómico Bariloche (CAB), es el lugar donde estudiantes y profesores reconocidos a nivel internacional, aprenden y practican las diversas utilidades que hoy brinda la energía nuclear.

"El reactor del CAB es una instalación física donde se produce, mantiene y controla una reacción nuclear en cadena controlada y se diferencia de las instalaciones que sólo producen energía nuclear, dado que es un reactor de fisión de pocos kilowatts térmicos, que está dedicado a la investigación y la docencia", afirmó el doctor Aníbal Blanco, profesor de Física de Reactores del Instituto Balseiro , que invitó a lanacion.com a un recorrido especial que incluyó una visita a su propio núcleo.

"Dentro del reactor podemos analizar múltiples muestras de origen animal, mineral o vegetal y estudiar los elementos que lo componen para saber, por ejemplo, si un pez tomado de los lagos aledaños o un líquen de la montaña, cargan con radioactividad para determinar su nivel de contaminación en el ambiente", asegura Blanco, que por ejemplo detectó una mínima contaminación de uranio en una de las capas del lago Nahuel Huapí producto de una explosión nuclear efectuada por franceses en el océano Pacífico, que llegó a esta región del sur argentino a través de lluvia ácida.

Cambio estructural. El núcleo del reactor del CAB, que fue inaugurado en 1982 con uranio enriquecido al 90% y funcionó con una potencia de 500.000 vatios, fue modificado en 2007 con materiales combustibles basados en uranio enriquecido al 20%, para sextuplicar su potencia y llegar a los 3 megatavios. Ello permitirá la fabricación de nuevos materiales o radiosótopos que son imprescindibles para la medicina nuclear.

"Las muestras de estudio, como el pez o una planta, se introducen a través de aire comprimido en el núcleo del reactor. El material combustible libera neutrones, partículas sin carga eléctrica, llegan al núcleo de los átomos del objeto de estudio, y luego un análisis isotópico en el laboratorio nos determina cuánto metal pesado o contaminante contiene y también cómo está compuesto químicamente. Es como prender una linterna con pilas y usar la luz de la misma para atravesar cualquier material y develar su huella digital", graficó el experto, que nació en la provincia de Chaco, pero vive hace 25 años en Bariloche.

Blanco explica que el RA-6 es un reactor diseñado y construido íntegramente por alumnos y profesores del IB, y es una réplica en menor escala del que la Argentina construyó para Australia, en lo que fue la venta tecnológica más avanzada en toda la historia del país. Muchos alumnos y docentes del Balseiro colaboramos con el diseño y construcción de ese reactor australiano. "Por ejemplo, el plano de la pileta auxiliar donde se depositan materiales radiactivos lleva mi firma", indicó.

Este reactor, a diferencia de las centrales nucleares de Atucha y Embalse Río Tercero, está dedicado a la docencia, como el que opera la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) en el Centro Constituyentes y en Ezeiza. Se utiliza para la investigación de materiales, análisis ambiental y múltiples diseños, como también para la medicina nuclear en los estudios de terapia captura neutrónica en Boro. Además, los alumnos de grado de la carrera de Ingeniería Nuclear del Instituto Balseiro, hacen sus trabajos de tesis y diseñan nuevos cálculos para caracterizar materiales o instrumentos nucleares.

"Tener este reactor es un privilegio, para continuar la generación brillante de ingenieros nucleares que egresan del Balseiro y para la capacitación de recursos humanos que luego se destacan a nivel internacional", aseguró Blanco, que destacó la consolidación que tiene la Argentina como país referente en la materia, no sólo por la venta del reactor nuclear a Australia, sino también por la que le hizo a Perú, Argelia y Egipto.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados