OSSE: Restringido de 11 a 17
27/12/2010

El Rally Dakar complicaría llegada de billetes desde Brasil

Los aviones de la Fuerza Aérea encargados de traer billetes de $ 100 desde San Pablo se verán afectados a la organización de la competencia automovilística. El BCRA inició gestiones con Defensa para encontrar una solución. La impresión de $ 500 sigue descartada.

La crisis por el faltante de billetes en los bancos se agudizará esta semana a pesar del asueto del 31 resuelto por el Banco Central para el sector financiero.

A partir de mañana no habrá aviones Hércules C-130, ni Fokker F-28 de la Fuerza Aérea para el traslado desde Río de Janeiro de los papeles de 100 pesos «made in Brazil».

El cronograma armado por la conducción del Banco Central (BCRA) preveía la realización de tres vuelos más esta semana -se ejecutaron 10- que quedarán inconclusos.

Los aviones pasan a integrar la «Fuerza de Tareas Conjunta Dakar», constituida por el Ministerio de Defensa, en el ámbito del Comando Operacional del Estado Mayor Conjunto, bajo la responsabilidad del general de división Gustavo Lux. El contrato firmado entre el Ministerio de Defensa (Fuerza Aérea), la Secretaría de Turismo de la Nación y la empresa francesa ASO S.A., organizadora del Rally Dakar Argentina-Chile 2011, establece la utilización exclusiva desde el 28 de diciembre hasta el 16 de enero de los siguientes medios aéreos militares: dos Hércules C-130, dos Fokker F-28 y 5 helicópteros UH-1H Huey II del Ejército Argentino.

Por unos 12 millones de pesos, las máquinas intervendrán en la logística de traslado de personas (periodistas, técnicos y miembros de la firma organizadora), evacuación sanitaria a requerimiento de la empresa ASO, traslado de equipos de TV y movilidad diaria de los supervisores de la carrera. La Fuerza Aérea no tiene más aviones disponibles que los afectados al rally, la única posibilidad de alterar el contrato de exclusividad es por razones de emergencia humanitaria o la campaña antártica. Hasta figura una cláusula de inmovilidad de esos aparatos que deben permanecer en la base aérea de El Plumerillo en Mendoza, lejos de las urgencias políticas del área metropolitana. Hoy continuará el calvario de jubilados y pensionados por los bancos que no alcanzaron a percibir la semana pasada el plus de fin de año que concedió Cristina de Kirchner.

¿Quién recibirá ahora los reproches por las demandas de logística en la provisión del papel moneda?

La titular del Banco Central (BCRA), Mercedes Marcó del Pont, repite la misma frase aclaratoria a quien quiera escucharla; que ella habló por teléfono con el ministro Arturo Puricelli (Defensa) y le pidió tres vuelos más para el 28, 29 y 30 de diciembre. Son algo más de 950 millones de pesos los que vienen al país en las 16 toneladas que traslada la bodega del Hércules C-130 en cada viaje.

Las miradas de reproche apuntan al hilo más fino de la política: los aviadores militares, el titular de la Fuerza Aérea, Normando Costantino y su segundo, Raúl Acosta. El primero contó con información sobre el faltante de billetes y la necesidad de utilizar aeronaves militares para traer el papel fabricado en la Casa de Moneda de Brasil desde fines de noviembre. El segundo, de quien depende la dirección de material -los aviones- poco pudo hacer para poner en servicio otras máquinas que yacen desperdigadas entre El Palomar y la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), estaba más preocupado por limar asperezas políticas que hacían peligrar su ascenso a brigadier mayor.

No hay plan B. Sin los Hércules ni los Fokker es imposible trasladar los valores de manera segura desde el aeropuerto El Galeao, Río de Janeiro, hasta

El Palomar, provincia de Buenos Aires. Puricelli, debutante en el cargo, cree en la alternativa que ofrecen los veteranos aviones Fokker F-27. Estos biturbohélices de la Fuerza Aérea no tienen autonomía para cumplir con la misión sin hacer escala. El requisito esencial de seguridad en la movilidad de los más de 950 millones por viaje es que se haga punto a punto, sin escala. Caso contrario obligaría a diseñar y desplegar un esquema complicado de protección en tierra mientras el aparato reposta su combustible.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados