OSSE: Restringido de 11 a 17
22/12/2010

Convención de las Naciones Unidas contra las Desapariciones Forzadas

La Convención Internacional para la protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas, que reconoce que la desaparición forzada constituye un crimen de lesa humanidad y reafirma el derecho a la reparación, a la justicia y a la verdad, promovida por la Argentina y Francia comenzará a regir a partir de mañana.

El pasado 23 de noviembre se entregó ante la sede de la ONU de Nueva York el último instrumento de ratificación necesario para que entre en vigor la Convención.

Argentina y Francia lideraron la campaña internacional para promover la firma y ratificación de la Convención que incluyó "la presentación de resoluciones sobre el tema en la Asamblea General de la ONU y en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, al tiempo que hubo gestiones conjuntas ante autoridades de los distintos países de la comunidad internacional".

Tanto Argentina como Francia fueron los primeros países en ratificarla, en París, por la entonces senadora y actual presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner por la Argentina.

Entre las propuestas argentinas incluidas en la Convención se destaca que este acuerdo internacional incluye la "prevención y sanción penal a la apropiación de niños sometidos a desaparición forzada, confirma el principio de restitución a la familia de origen y el derecho del niño -víctima de desaparición forzada- a recuperar su identidad.

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el 19 de diciembre de 2008, en forma unánime, la iniciativa que insta a los países miembros de ese organismo a la firma y ratificación de la Convención.

La Convención fue abierta para la firma en París, Francia, el 6 de febrero de 2007 y para su entrada en vigor fue necesaria la ratificación de 20 países miembros de la ONU.

En 2007, la Convención recibió las dos primeras ratificaciones: Argentina y Albania.

En 2008 fueron Honduras, México, Francia, Senegal y Bolivia; en 2009, Kazajastán, Cuba, Uruguay, Mali, Japón, Nigeria, Ecuador, España, Alemania, Burkina Faso y Chile.

Finalmente, en 2010 lo hicieron Paraguay, Irak y Brasil, completando -así- los 20 países necesarios para la entrada en vigencia.

Pasaron así 29 años desde aquel Coloquio de París de 1981, realizado en el Senado francés y que dio impulso a la Convención, que en una primera instancia fue adoptada por la OEA, en marzo de 1996.

En aquel Coloquio de París, el escritor Julio Cortázar leyó su discurso titulado "Negación del olvido", que fue incluido en la presentación que la delegación argentina hiciera ante el grupo de Trabajo de las Naciones Unidas encargado de redactar un instrumento normativo de carácter universal para la protección de todas las personas el 22 de septiembre de 2005.

En ese discurso, Cortázar decía: "cuando la desaparición y la tortura son manipuladas por quienes hablan como nosotros, tienen nuestros mismos nombres y nuestras mismas escuelas, comparten costumbres y gestos, provienen del mismo suelo y de la misma historia, el abismo que se abre en nuestra conciencia y en nuestro corazón es infinitamente más hondo que cualquier palabra que pretendiera describirlo".

"Pero precisamente por eso, porque en este momento tocamos fondo como jamás lo tocó nuestra historia, llena sin embargo de etapas sombrías, precisamente por eso hay que asumir de frente y sin tapujos esa realidad que muchos pretenden dar ya por terminada", sentenció.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados