OSSE: Restringido de 11 a 17
10/12/2010

Conflicto petrolero: "antes de fin de año podría faltar combustible"

Debido al paro por tiempo indeterminado de trabajadores petroleros jerárquicos en Santa Cruz y en Chubut podría haber problemas en la producción de combustible y derivar en faltantes en las estaciones de servicio antes de fin de año. Aunque fuentes de YPF reconocieron que hay stock de crudo para otros 7 o 9 días.

En medio del grave paro por tiempo indeterminado de trabajadores petroleros jerárquicos en Santa Cruz y en Chubut, la empresa YPF aseguró ayer que «mantiene abastecida» a su red de estaciones de servicio y que sus tres refinerías operan al «ciento por ciento de sus capacidades» para atender al mercado interno. No obstante, fuentes de la compañía reconocieron que hay stock de crudo para otros 7 o 9 días. Ante este escenario, de perpetuarse la protesta podría haber problemas en la producción de combustible en las puertas de las fiestas navideñas -horas en las cuales de por sí se incrementa el consumo- y derivar en faltantes en las estaciones de servicio antes de fin de año.

En sintonía con YPF, también desde las petroleras Shell y Esso enfatizaron ayer que el abastecimiento de naftas y gasoil en sus redes de estaciones de servicio es normal.

Ayer se desarrollaron intensas negociaciones en Buenos Aires -en el Ministerio de Trabajo- entre el Sindicato del Personal Jerárquico y Profesional del Petróleo y Gas Privado de la Patagonia Austral que conduce José Lludgar y representantes de YPF, con la presencia de la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, parte de la Cámara de Hidrocarburos y funcionarios provinciales de Daniel Peralta (Santa Cruz) y Mario Das Neves (Chubut).

Las conversaciones se extendieron entre las 10.30 y las 12, y las 14 y las 15.45. «Las posiciones están muy firmes de ambos lados», aseguró una fuente gremial, aunque fuentes empresariales consideraron que el panorama es más alentador a partir de la existencia de un «bosquejo de diálogo». Finalmente, se decidió un cuarto intermedio hasta hoy al mediodía, aunque las medidas de fuerza se mantienen.

En la práctica, representó el estreno de la mesa de diálogo del sector petrolero lanzada el pasado 18 de noviembre por Cristina de Kirchner, y que debuta con un grave conflicto que azota parte de la Patagonia.

La protesta en yacimientos de YPF de Santa Cruz y Chubut -en rigor, una pelea de encuadre gremial- estalló el 1 de diciembre, mientras que la noche del domingo YPF decidió suspender las operaciones en Santa Cruz ante «hechos de violencia».

La postal se agravó el miércoles, al extender el sindicato la huelga a todos los yacimientos (de todas las operadoras) de Chubut y el norte de Santa Cruz, y al tomar además la planta de almacenaje y despacho de crudo chubutense de Termap (en Caleta Córdova).

La compañía tiene una participación del 33% en Termap, en la que también son socias otras petroleras, como Pan American Energy, Total Austral y Shell.

YPF extrae de esa región patagónica cerca de un tercio de su producción total. Ese crudo normalmente es trasladado a la refinería de YPF en La Plata, aunque la empresa también refina en plantas en Neuquén y en Mendoza. En los últimos días, Peralta advirtió que la provincia de Santa Cruz pierde $ 3 millones diarios por la protesta.

La puja es de corte gremial y se da de la mano de la pretensión del sindicato de Jerárquicos de que un grupo de cerca de 300 trabajadores de YPF recientemente enrolados en sus filas (antes eran del SUPE) reciba los beneficios del nuevo convenio colectivo de trabajo.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados