OSSE: Restringido de 11 a 17
06/12/2010

El Consejo Económico Social comenzará a tratarse en marzo de 2011

Fue anunciado hace tres semanas por la Presidenta y recién tomaría forma en el segundo trimestre del año próximo. Pese a versiones de que esta semana podrían producirse reuniones preparatorias, ningún empresario fue convocado aún para discutir siquiera el temario.

El Consejo Económico Social anunciado hace tres semanas por la Presidente recién tomaría forma en el segundo trimestre del año próximo. Pese a versiones de que esta semana podrían producirse reuniones preparatorias, ningún empresario fue convocado aún para discutir siquiera el temario.

La idea del Gobierno sería avanzar con acuerdos puntuales sobre precios y salarios, algo que ya consiguió con el petróleo y que estaría preparando con un sector clave como el de la alimentación. La idea sería sacar del acuerdo a la puja distributiva, e intentar fijar un techo de aumentos cercano al 20% antes de fin de año, con el compromiso de renegociar los salarios a mitad de 2011.

Esta actitud recoge lo que planteó Héctor Méndez, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), respecto de que la cuestión precios y salarios no podía ser el centro de este ámbito de negociación. Lo había dicho en una reunión con los ministros Carlos Tomada (Trabajo) y Amado Boudou (Economía).

La peor pesadilla para el Gobierno, en un año electoral, sería arrancar 2011 con una ola de reclamos con un piso de 30%, que es lo que amenazan hacer algunos sindicatos, sobre todo los que tienen a sus direcciones presionadas por los delegados de base de partidos de izquierda, que suelen ser mucho más intransigentes en sus reclamos que las conducciones «clásicas».

Para esto el Gobierno volvería a usar la «billetera» como argumento. Es un hecho que le adeuda unos $ 4.000 millones a las obras sociales; los montos se irían liberando a medida que los respectivos gremios firmen los «pactos de paz social» con los empresarios de sus sectores. En otras palabras: un gremio, no cien, cinco empresarios clave, no todas las cámaras empresariales.

El otro gran tema que estaría trabando el inicio del diálogo intersectorial sería la situación judicial de Hugo Moyano: el secretario general de la CGT habría reclamado que «alguien» le resuelva las causas que tiene en relación con la obra social de su gremio, Camioneros. Palabras más o menos, el líder sindical habría dicho a un interlocutor oficial: «¿Cómo es esto: yo soy al que llaman todos para arreglar esto y ustedes no pueden resolverme el tema de cuatro troqueles?»

Un alto dirigente de una de las entidades empresarias más importantes le dijo a este diario que «no hay clima para que se forme el Consejo ahora; Julio (por el ministro De Vido) está en otras cosas».

Cabe recordar que Cristina de Kirchner, en ocasión de lanzar el Consejo Económico para el Desarrollo Social (CDES) en la Conferencia Industrial de la UIA, había llamado al «diálogo tripartito» entre Gobierno, gremios y empresarios. La semana última en Mar del Plata José Ignacio de Mendiguren, secretario general de la central fabril, en ocasión de la Cumbre de Mar del Plata, propuso que se invite también a los partidos de la oposición, algo que será ignorado por el Gobierno. La idea del CEDS es dar una imagen de armonía entre los distintos factores productivos del país, una foto que -de producirse- el kirchnerismo le regalará a los opositores.

En Mar del Plata, además, Moyano se sacó una foto con los hombres de negocios que concurrieron para la cumbre empresaria que se realizó en paralelo a la de los primeros mandatarios iberoamericanos; lo hizo para aventar la versión de que los sindicalistas reunidos allí estaban en una «contracumbre» antiempresaria. El camionero se desplazó al lugar donde sesionaban los empresarios y hasta se quedó a observar un panel coordinado por Mendiguren.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados