OSSE: Restringido de 11 a 17
17/11/2006
A PROPÓSITO DEL RENUNCIADO EX PIQUETERO LUIS D´ELÍA

“TOCAR LA CAMPANITA DE WALL STREET NO ES GRATIS”

Analizan que la Senadora Cristina Fernández de Kirchner habría influido decisivamente, en la salida del gobierno de D´Elía, quien “podrá caer más o menos simpático, pero dijo la verdad del caso Amia”, dice un diario de La Pampa.

Varios medios de nuestro país analizaron la salida de D’Elía del gobierno nacional, pero más allá de sus yerros o desacertadas acciones, hacen hincapié en las razones que determinaron el pedido de renuncia.
 
 
Cristina: la clave para el fin de D´Elía
 
Autor: Eugenio Paillet
 
Cristina Fernández de Kirchner puede adjudicarse por estas horas, a sabiendas de que nadie osaría desmentirla, el despido sin contemplaciones de su cargo del piquetero Luis D'Elía, que se consideraba a sí mismo -y compartían ese sentimiento no pocas figuras de la primera línea del gobierno- un intocable "cuadro" del presidente.
 
BAHÍA BLANCA (La Nueva Provincia).- En efecto, fue la primera dama, durante el descanso que compartió con Néstor Kirchner el fin de semana en El Calafate, quien influyó de manera directa para que el presidente ordenara echar sin más trámite al polémico ex subsecretario.
 
Dicen confidentes del poder que Cristina se había quejado ante Kirchner, poco después de la derrota electoral de Misiones, por la equivocada política de su marido de seguir aliado a algunos "impresentables" -como los llama- del gremialismo, la política y el arco social. D'Elía -aseguran quienes conocen el paño- figura al tope de esa lista que enarbola la temperamental senadora.
 
"Tenés que volver a estar del lado de la gente y alejarte de algunos impresentables" es una frase atribuida a la senadora, durante un diálogo con Kirchner en la residencia de Olivos. Para fuentes responsables, CFK no habla sólo del gobernador misionero Carlos Rovira, a quien culpa por el enorme costo político que le hizo pagar a Kirchner con su derrota a manos del obispo Piña, sino de piqueteros como D'Elía.
 
Una fuente gubernamental lo reflejó ayer de esta manera: "Ella sabe que ahora está instalada como posible candidata (a la presidencia) y, si dependiese de su decisión, no quedaría un solo piquetero en el gobierno". Aunque nadie los nombra, la referencia parece a medida de otros dirigentes que vienen del piqueterismo y ocupan cargos oficiales y bancas en el Congreso. Emilio Pérsico, Edgardo Depetris y Ricardo Ceballos son tres de ellos.
 
En verdad, se cuenta que si bien la gota que colmó el vaso y agotó la paciencia del matrimonio presidencial fue la insólita defensa que hizo el ex subsecretario de Tierras del gobierno de Irán, en verdad, D'Elía había quedado en capilla 48 horas antes, cuando, contraviniendo el rumbo que desea darle el presidente a su política de recuperar imagen tras la debacle misionera, salió a reclamar una reforma de la Constitución para introducir una enmienda que permita la expropiación de tierras en manos de extranjeros.
 
Kirchner no sólo había prohibido a sus funcionarios hablar de reformas constitucionales -y obró en consecuencia en los casos de los gobernadores Fellner y Solá-, sino que personalmente prometió hace un mes que, mientras él sea presidente, no se tocará la Carta Magna.
 
Con todo, las pruebas de que detrás del despido de D'Elía también se esconde la necesidad del gobierno de producir golpes de efecto que agraden a la gente y lo reposicionen en las encuestas, hay que buscarlas en el derrotero mismo de la relación entre Kirchner y su ex aliado.
 
Dicen en la Casa Rosada que no hubo gesto de D'Elía que le provocara mayor malestar al presidente que haber desoído su reclamo para dejar sin efecto aquella contramarcha en el Obelisco, a la misma hora que miles de ciudadanos protestaban contra la inseguridad de la mano de Juan Carlos Blumberg en la Plaza de Mayo. Esa noche, pocos daban nada en el entorno del mandatario por la cabeza de un aliado que empezaba a molestar. Sin embargo, Kirchner lo mantuvo en el cargo.
 
Eso fue antes del cimbronazo de Misiones, y también antes de que desde la propia cima del poder se decidiese instalar la candidatura presidencial de Cristina. No en vano, cerca de la senadora se esmeraban anoche en ponderar su enorme enojo con D'Elía y su decidida influencia para que Kirchner, ahora sí, se lo sacara de encima.
 
El piquetero, que debió mandar su renuncia a través de emisarios, ante la cerrada negativa de Kirchner de recibirlo en su despacho, deja tras de sí -según fuentes confiables del ministerio de Planificación, donde se había ganado más de un enemigo- jugosos fondos oficiales cercanos a los 300 mil pesos mensuales, que manejaba en concepto de sueldos, viáticos, pasajes, gastos protocolares y difusión de su gestión, entre otras yerbas.
 

 
Editorial del diario La Arena
 
“TOCAR LA CAMPANITA DE WALL STREET NO ES GRATIS”
 
 
El presidente de la Nación echó al subsecretario de Tierras para el Hábitat Social. No lo hizo porque hubiera incumplido con su tarea específica sino por haber dicho algunas verdades sobre la causa Amia y la contaminación israelita-estadounidense.
EMILIO MARÍN
 
Mientras el titular de la Federación de Tierra y Vivienda (FTV) indujo a miles de piqueteros a dejar de cortar calles para cobrar los planes jefes y formar micro emprendimientos para fabricar dulces, guardapolvos o viviendas pequeñas, el presidente Kirchner no tenía más que palabras de agradecimiento.
Otro tanto sucedió cuando el "Gordo" salió con los botines de punta contra Eduardo Duhalde, en agosto del 2005, acusándolo de ser parte de la vieja política relacionada con el delito y el narcotráfico. El presidente vio con buenos ojos esa denuncia porque se aprestaba a romper con el personaje que Cristina de Kirchner catalogó de propio de una película de Coppola, durante su lanzamiento de campaña en un teatro de La Plata.
Ya antes, en el 2004, D´Elía había marcado a Duhalde como jefe de la mafia responsable del asesinato de Martín "Oso" Cisneros, aunque después retiró ese cargo y endosó toda la responsabilidad al aparato actuante en la comisaría 24 de La Boca.
No eran muchos los que estaban cerca de Kirchner que se atrevieran a decir cosas semejantes. José Pampuro, Aníbal Fernández y Ginés González García, habían sido laderos del ex mandamás bonaerense. Roberto Lavagna también, pero no estuvo en el teatro con CFK de estrella pues había declinado participar de la campaña finalizada en octubre del 2005.
Y a Lavagna también se le atrevió D´Elía, cuando aquél era el poderoso ministro de Economía que se ufanaba de los éxitos de la recuperación económica. Le criticó su negativa a conceder aumentos salariales bajo argumento de que eso generaría inflación.
También de que era un hombre cercano al establishment, cosa que el acusado corroboró al asistir en noviembre de ese año al 41º Coloquio de Idea en Mar del Plata. Fue el último al que iría, al menos en condición de ministro K.
Después sí se hizo un deporte que los funcionarios le pegaran a Lavagna como candidato "de la derecha". Pero el que hizo la punta, cuando suele ser más difícil, fue D´Elía.
Con antecedentes y el aval de sus compañeros de la FTV, el ex piquetero fue designado en febrero del 2006 como subsecretario de Tierras, dependiente del ministerio de Julio de Vido. El presidente lo bancó pues la designación cayó como patada en el hígado al espectro derechoso y el empresariado más concentrado. Estos no le perdonaban sus cortes de la ruta 3 en La Matanza, su toma de la comisaría 24º, las críticas a Lavagna y el acto contra el Area de Libre Comercio de las Américas (Alca) en Mar del Plata, junto a Hugo Chávez, Evo Morales y otros dirigentes antiimperialistas.
En ese tiempo, cuando el gobierno tuvo su momento político de mayor contradicción con el viejo PJ, el empresariado neoliberal y la administración Bush, la estrella de D´Elía gozó de cierta autonomía. Pero esas horas se consumieron como una vela.
 
El alejamiento
 
La relación entre el subsecretario y el presidente se fue desgastando a lo largo del 2006 hasta terminar abruptamente con el pedido de renuncia el lunes de esta semana, presentada al día siguiente en la Casa Rosada.
Uno de los antecedentes de ese divorcio se produjo el 11 de agosto, cuando D´Elía cortó candados y alambrados de la estancia de Douglas Tompkins en Corrientes. Los pobladores del paraje Yarahvé se veían impedidos de circular porque los caminos comunales habían sido cerrados por orden del magnate estadounidense. Y el subsecretario no sólo se armó de un filoso alicate sino que después presentó en Diputados, por medio de la legisladora Araceli Méndez y casi cuarenta más, un proyecto de ley expropiatorio de ese latifundio cercano al Acuífero Guaraní.
Meterse con Duhalde estaba permitido. Con Tompkins, George Soros, Luciano Benetton y el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luciano Miguens (quien defendió la propiedad privada y criticó la "xenofobia" contra aquellos estancieros), no estaba bien visto en Balcarce 50. Y así lo marcaron Alberto Fernández y demás ministros que rindieron examen ante Susan Segal y socios del "Council of Americas" reunidos en Buenos Aires. "Queremos enamorar al capital extranjero", graficó el enamoradizo jefe de Gabinete.
El 1° de septiembre hubo otra movida de D´Elía que no tuvo grandes resultados de convocatoria. Por eso varios ministros, no todos, le pegaron con un palo en la cabeza, casi tanto como lo hicieron los políticos de derecha como Mauricio Macri y periodistas de esa filiación, como Joaquín Morales Solá. Es que ese día el ingeniero Juan Carlos Blumberg organizó su cuarta marcha en Plaza de Mayo, travestida contra la inseguridad, apuntando directamente contra Kirchner.
D´Elía convocó a un acto en el Obelisco, para alertar que detrás de Blumberg se aglutinaba la resaca del terrorismo de Estado que quería impunidad para los crímenes de 1976. Al Jefe de Gabinete no le gustó que ese "contra acto" juntara poca gente, porque los medios lo presentaban como un fracaso propio. Y, sobre todo, discrepó con D´Elía porque entrevió que estaba sugiriendo un "modelo venezolano" de confrontar en la calle con la oposición conservadora.
Ese no es el estilo del matrimonio Kirchner ni de los Fernández, que suelen apelar al atril presidencial, el corte de partidas y suministros, el cese de pautas publicitarias, cierta campaña en los medios controlados, el auspicio de algún fallo judicial o, llegado el caso, a los rudos consejos de un "Batata" o "Tuta" amigo. Dar la pelea política en la calle, como en el 2002 hicieron los bolivarianos en Caracas contra los "escuálidos" y golpistas de Pedro Carmona Estanga y el embajador estadounidense Charles Schapiro, eso sí que no se debía imitar aquí.
 
La campanita no es gratis
 
El gradual deterioro del vínculo Kirchner-D´Elía llegó a su punto extremo este lunes, cuando el subsecretario acompañó a una delegación de la FTV que entregó una nota solidaria en la embajada de Irán. Este país había sido acusado por el fiscal Alberto Nisman y el juez Rodolfo Canicoba Corral de la responsabilidad por la voladura de la Amia. El papel amistoso con Irán llevaba la firma de Luis Angel D´Elía y afirmaba que "no resulta serio haber retomado la acusación formulada por el juez Galeano, desplazado de la causa por corrupto, para reciclarla con información aportada por los servicios de información de dos países que no trepidan en apelar al terror para alcanzar sus objetivos".
Y agregaba: "Los EE.UU. como Israel pretenden que la Argentina rompa relaciones con Irán para tratar de aislarlo internacionalmente y facilitar una agresión militar norteamericano israelí a la república islámica".
Vistas las cosas desde la óptica del kirchnerismo, D´Elía había sido inoportuno porque el lunes 13 nuestra cancillería estaba entregando una citación al encargado de negocios iraní para emplazarlo a que ratifique o rectifique la información de que el fiscal general de Teherán pedía las detenciones de Nisman y Canicoba Corral.
Pero desde un punto de vista objetivo, la carta de la FTV no pudo ser más oportuna. Ese mismo lunes George Bush recibía en el Salón Oval al primer ministro judío Ehud Olmert, quien salió de la entrevista declarando que "no descartaba la posibilidad de un ataque contra territorio iraní si Teherán no ponía fin a sus actividades de desarrollo nuclear" (Télam y EFE, 13/11).
La asociación ilícita EE.UU.-Israel ya se había manifestado el sábado 11, cuando el representante del primero ante el Consejo de Seguridad de la ONU, John Bolton, vetó una resolución que condenaba a Tel Aviv por su masacre de Beit Hanún.
D´Elía dijo que su amistad con Kirchner es "inquebrantable". Será de su parte, pues del otro lado se quebró al echarlo del gobierno sin agradecerle los servicios prestados. Que no digan más que K no actúa bajo presión: esta vez lo hizo bajo el apremio de Estados Unidos e Israel. Cumplió así lo comprometido por Cristina de Kirchner y Jorge Taiana ante el Congreso Judío Mundial durante el viaje presidencial de septiembre último a Nueva York. Tocar la campanita de Wall Street no es gratis.
 
EMILIO MARÍN
 
Diario La Arena
Provincia de La Pampa, Argentina
www.laarena.com.ar
16 de noviembre del 2006
 

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados