OSSE: Restringido de 11 a 17
12/11/2006
CRISTINA EN CARRERA

¿Y QUIÉN SERÁ EL VICE?...



El escenario electoral quedó planteado después de Misiones y aunque falte un año para las generales del 2007 es difícil desinstalar la carrera por las candidaturas, en todos los niveles y en cada rincón del país. En realidad es desde la Nación donde se viene fogoneando el espíritu electoralista. Lo cierto es que el lanzamiento de la senadora bonaerense Cristina Fernández de Kirchner está planteado.
Cuando hace varios meses atrás advertíamos desde acá la posibilidad de su candidatura, observábamos que las principales objeciones podían venir desde el propio peronismo, sin embargo ahora, con el síndrome Misiones a cuestas, esta especie de anti-reeleccionismo que se está extendiendo y una nueva coyuntura global que está llevando a las mujeres a tener un merecido protagonismo de primera línea en la política, eleva a la categoría de presidenciable a la primera dama. Hasta los resultados electorales de EE.UU. la han favorecido, pues no es desconocida su relación con Hillary Clinton, demócrata, reelecta esta semana en el congreso.
Otro caso es el de Michele Bachelet en Chile, a quien también fue a dar oportunamente apoyo Cristina Fernández. Es éste entonces quizás su oportunidad histórica. Tiene la capacidad y la militancia, el reconocimiento de casi todos los sectores, más allá de las especulaciones que podrá haber respecto a las razones que lo motivan a Néstor Kirchner a no buscar la reelección, y que también se pueda haber largado la candidatura de Cristina como prueba de ensayo o para sacarla del tablero internista bonaerense. Ya las miradas están dirigidas a ella. Muchas veces se ha dicho que el peronismo es una máquina “moledora”, sin duda Cristina Kirchner lo sabe. De todas formas, haber aprovechado el gobierno nacional desbarajuste que produjo la elección misionera, para salir con la candidatura de la senadora, muestra la rapidez de reacción para enfrentar el colapso. Es más, cuando la oposición amenazaba con extender el sentir anti-reeleccionista a cada punto geográfico del país, fue el propio Presidente Kirchner quien empezó a pedirles a los gobernadores que desistan de esas intenciones. Las crisis son positivas cuando de ellas emergen cambios y en esta circunstancia puede ayudarle a un reordenamiento de la tropa K. Aunque Fellner o Solá aparezcan como las primeras víctimas del ‘efecto Misiones’, nadie crea que se van a quedar afuera, hay lugar para todos sin duda. Incluso, «Cristina Presidente» es solo un ‘enroque’, Néstor Kirchner seguirá al lado como hoy ella lo está respecto de su marido. 
Pero se avecina otra tormenta que en la superficie pasa desapercibida pero que en el peronismo profundo seguro ya debe haber dado lugar a un sinnúmero de movimientos entre los más encumbrados dirigentes kirchneristas: ¿Quién será el que acompañará a la hoy senadora nacional en la fórmula presidencial?. Es decir ¿Quién sería el candidato a la vicepresidencia? Esta es la clave de la fórmula oficialista si Cristina es la candidata.
En la Rosada se dice que se estarían produciendo autoexclusiones de precandidatos que no les daría el piné para desempeñar tan alta función. Especialmente, porque la figura del vicepresidente es vital, toda vez que se convierte, automáticamente, en el titular nato del Senado de la Nación y reemplazante legal del Presidente por las razones que estable la Constitución. El elegido para secundar a la hoy presunta candidata, deberá tener experiencia suficiente para desempeñar esta alta función.
La virtual candidatura de Cristina Fernández de Kirchner no es una sorpresa. Hay que deponer prejuicios que no condicen con los tiempos que vivimos y olvidar estigmas nefastos de nuestra historia como fue el periodo de María Isabel Martínez de Perón, que no le llega ni al tobillo a la senadora nacional. No son comparables. También se equivoca el diputado Macri al relativizar la postulación de Cristina considerando que a ella sería más fácil ganarle una elección. Evidentemente es una discriminación de género o cuanto menos ha subestimado su capacidad política. No queda más que esperar todas las adhesiones y reacciones que se sucederán hasta que decante el tema y ver si es o no, solo un globo de ensayo y lo que sigue, si queda en firme su candidatura: quién la acompañará en la fórmula.
Éste es el tema que ya empezó a quitarles el sueño a muchos dirigentes kirchneristas, peronistas, duhaldistas, de todo el arco justicialista y también de la oposición y de otros sectores fuera de la política. 

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados