OSSE: Restringido de 11 a 17
06/04/2009

Recrean en Ischigualasto la Ruta del Arriero

Presentaron en Casa de Gobierno un proyecto turístico que recrea la ruta que cumplían los arrieros cuyanos que transportaban ganado hacia Chile por pueblos ubicados entre Valle Fértil e Ischigualasto en el período comprendido entre 1880 y 1930. Las construcciones existentes tienen gran valor histórico y cultural, y se han mantenido a salvo de la contaminación humana.

Presentaron esta mañana en Casa de Gobierno un proyecto turístico que recrea la ruta que cumplían los arrieros cuyanos que transportaban ganado hacia Chile por pueblos ubicados entre Valle Fértil e Ischigualasto, en el período comprendido entre 1880 y 1930.

Baldecitos y Balde del Rosario atesoran todavía recuerdos de esta actividad, y es así que allí aún hoy se encuentran corrales construídos sin alambre y baldes de cuero abrazados con madera, marcas de ganado y hasta vestigios de petroglifos de la civilización precolombina.

Lo singular es que, en todos los casos, estas construcciones de gran valor histórico y cultural, se han mantenido vírgenes, a salvo de la contaminación humana.

El proyecto presentado antes mencionado prevé la diagramación de dos rutas o itinerarios turísticos, el primero por la ruta 150 hasta el paraje denominado “Agua de las Marcas”, al cual se accede a pie desde la ruta, en media hora de caminata. El restante implica el traslado en vehículos con guías hacia “Agua de la Peña”, para proseguir luego hasta “Piedra Pintada".

Asistieron durante la presentación del proyecto –que se desarrolló en sala Rogelio Cerdera- el secretario de Estado de Turismo, Dante Elizondo; la subsecretaria de Cultura, Zulma Invernizzi; la diputada nacional Margarita Ferrá de Bartol y la directora del INAPL (Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano), Diana Rolandi.

La arquitecta Invernizzi señaló que este tipo de rutas constituyen construcciones culturales que unen geografías llenas de tradiciones, leyendas y mitos.

Posteriormente, la titular del INAPL, Diana Rolandi, destacó que la institución a su cargo efectuó prácticamente el relevamiento de todo el terreno involucrado en la ruta de los arrieros cuyanos, y puso especial énfasis en señalar que “no pude menos que sentir una honda, especial emoción, cuando se comprobó que todas y cada una de estas marcas o señales culturales se hallaban completamente vírgenes del deterioro o manoseo al que las suele someter el hombre, y en ese sentido yo, que he recorrido todo el país, puedo decir que es la primera vez que veo esto”.

Rolandi agregó que, sin duda, este patrimonio material e inmaterial constituye un importante valor agregado para el Parque Ischigualasto, que revalora la tarea que cumplían aquellos arrieros que hacían frente a lluvias, viento blanco y bandidos para poder transportar sus animales al vecino país.

Con el objetivo de revalorizar la propuesta turística desde una visión histórica, cultural y científica, la Secretaría de Estado de Turismo, Cultura y Medio Ambiente de San Juan y el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL), dependiente de la Dirección Nacional de Patrimonio y Museos de la Secretaria de la Cultura de la Nación, presentaron este proyecto denominado “La Ruta del arriero” que recrea las travesías de los baqueanos que cruzaban de Argentina a Chile.

La presentación estuvo a cargo de la Dra. Diana Rolandi, investigadora del INAPL, quien fue acompañada por el secretario de Turismo de San Juan, Dante Elizondo; la subsecretaria de Cultura, Zulma Invernizzi; y la diputada nacional por San Juan Margarita Ferrá de Bartol.

El proyecto forma parte de un arduo trabajo de investigación del Programa de Documentación y Preservación de Arte Rupestre Argentino (DOPRARA), perteneciente al INAPL, que apunta a llevar a cabo una efectiva colaboración con las provincias para implementarlo en los sitios con arte rupestre más destacados del país por sus valores culturales y científicos.

En San Juan el INAPL comenzó a trabajar a partir del año 2000 conjuntamente con el ente autárquico del Parque Provincial Ischigualasto, haciendo hincapié en el manejo de los recursos culturales del Parque y su área de amortiguación, con lo que se logró investigar, conservar, poner en valor y difundir la arquitectura tradicional, los sitios arqueológicos y se revalorizó la figura histórica del arriero cordillerano.

“Comenzamos a trabajar en arte rupestre en esa zona en el año 1999 y en Ischigualasto puntualmente en el 2000, a partir de un pedido del Dr. William Sill que quería saber si había recursos culturales dentro del Parque. Encontramos muchísimos en toda la zona, pero en Ischigualasto la profusión de grabados de los arrieros marca una diferencia importante. Propusimos integrar esta parte de Ischigualasto a una ruta del arriero porque le da un valor agregado al Parque y también a las comunidades cercanas, que han preservado estos grabados como en ningún otro lado”, explicó Diana Rolandi.

Entre 1880 y 1930 la exportación de ganado en pie a Chile fue una de las actividades preponderantes de los arrieros cuyanos. La región de Ischigualasto cumplió un rol importante dentro de este circuito y allí los arrieros dejaron evidencias de su paso en grabados sobre la roca, refugios, leyendas que aún hoy perduran. Los pueblos de Los Baldecitos y Balde del Rosario, ubicados entre San Agustín de Valle Fértil y el Parque Provincial Ischigualasto, también atesoran recuerdos de esta actividad.

La Ruta del Arriero está dirigida a brindar la posibilidad de recorrer los caminos que transitaban los arrieros durante el siglo XIX y principios del XX. Se trata de un proyecto intercultural, de encuentro con los pueblos y sus culturas, cuya difusión estaría asociada a productos turísticos.

“Esta Ruta del Arriero tiene un valor cultural enorme no sólo porque forma parte del patrimonio, sino porque refleja una época en que había una gran cultura del esfuerzo y del trabajo, en que la siembra, la cosecha, las labores del campo significaban una fiesta para todo el pueblo. Desde el gobierno vamos a seguir insistiendo en la preservación de estos registros, vamos a apoyar con cartelería para señalizar la zona y vamos a incorporarla los circuitos nuevos que habilitaremos en el transcurso de este año”, anunció el secretario de Turismo.

El proyecto presenta dos itinerarios posibles:

Itinerario 1
Por la ruta 150 hasta el sitio Agua de las Marcas.
Se llega caminando desde la ruta.
Duración: media hora de caminata.
Dificultad: fácil.

Itinerario 2
Traslado en vehículos con guías hacia Agua de la Peña para luego seguir a Piedra Pintada.
A evaluar posible cabalgata desde la ruta 150.

Según indican los investigadores, esta propuesta es sólo una parte del camino de los arrieros y en el futuro podría ampliarse en base a nuevas exploraciones en San Juan (Jáchal, Huaco, etc.), otras provincias y en Chile.

Finalmente, el secretario de Turismo Dante Elizondo expresó que “constituye para nosotros una gran satisfacción comprobar que nuestro territorio alcanza día a día mayor valor turístico. El Gobierno valora y agradece la intervención del ente nacional de Cultura de la Nación, y compromete su colaboración en todo cuanto sea necesario. Creemos que con la incorporación de estos dos nuevos itinerarios, el turista permanecerá al menos dos jornadas en Valle Fértil, duplicando el ingreso económico para este departamento. Ahora bien, depende de nosotros, tanto quienes estamos en Capital como en el Valle, realizar todo el esfuerzo posible para ofrecer a nuestros visitantes las mejores condiciones para su estadía en nuestra provincia”, concluyó.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados