OSSE: Restringido de 11 a 17
31/12/2008

Gobierno presiona para limitar suba salarial de 2009

Piden a gremios que acepten mantener el poder adquisitivo y negocien sobre pauta oficial de inflación. Las paritarias comienzan en marzo. Ahora frenan despidos.

La crisis internacional y las consecuencias que está generando en el empleo le pondrán a los aumentos salariales 2009 un techo mucho más bajo que los últimos años. Aunque todavía los despidos no se generalizaron y muchas empresas tomarán el verano como un período de transición hasta avizorar cuán profunda será la recesión, el Gobierno pronostica un comienzo de año difícil y ya trabaja sobre la idea de que, esta vez, la suba de sueldos se ajuste solamente por la inflación. “En esta situación lo que pretendemos es mantener el empleo y el poder adquisitivo de la gente. No podemos esperar una recuperación real del salario”, afirmaron fuentes oficiales a El Cronista.

El alza de precios previsto en el Presupuesto asciende a 7,2%, en tanto que los analistas privados proyectan un incremento en el costo de vida de 15%. La pauta que fijará el Gobierno para arrancar las paritarias 2009 rondará entonces el 13%. A diferencia de este año, los sectores empresarios y trabajadores acercarán sus pedidos, ya que los gremios saben que en esta pelea se juegan los puestos laborales. De todas maneras, los directivos de las compañías buscarán negociar una cifra menor al 10% y, como suele ocurrir, el Gobierno buscará partir las diferencias.

Las negociaciones salariales son, sin embargo, un desafío a largo plazo para los funcionarios del Ministerio de Trabajo. Las primeras paritarias arrancan en marzo y antes existen problemas más urgentes que resolver. Cómo evitar los intentos patronales de despedir trabajadores es hoy la principal tarea que ocupa a los funcionarios de la cartera. Muchos sectores presentaron procedimientos preventivos de crisis para deshacerse de personal y la estrategia, hasta ahora, fue dilatar esos pedidos y/o negociar con cada empresa en particular la forma de evitar los despidos. “Se pueden retrasar los expedientes y hasta considerar su nulidad, pero lo que más estamos haciendo es arreglar con las empresas adelanto de vacaciones, suspensiones y, en muchos casos, ayuda por parte del Estado”, explicó una fuente oficial.

En este sentido, la fuente agregó que la cartera que dirige Carlos Tomada utilizaba esos fondos para poder financiar algunos sectores –salud, por ejemplo–, pero ahora buscará reorientarlos a las empresas que se están viendo afectadas por la crisis, como las curtiembres.

Con estas estrategias y la reactivación en el sector de la construcción que generarían los anuncios de obra pública lanzados recientemente, los niveles de empleo podrían sostenerse, esperan en el Gobierno. Sin embargo, los funcionarios también reconocen que aún bajo la hipótesis optimista de que el crecimiento de 2009 será del 5% –muchos analistas hablan de caída del producto–, la desocupación aumentará de 7,8% hasta 9/9,5% debido al crecimiento de la población económicamente activa. “Pensamos que se puede sostener el empleo, pero no incrementar puestos de trabajo”, dijeron las fuentes consultadas. De todas formas, si el crecimiento es inferior a ese valor y finalmente se destruyen puestos de trabajo, el desempleo podría alcanzar los temidos dos dígitos.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados