OSSE: Restringido de 11 a 17
18/12/2008

Alerta por la fiebre amarilla en Misiones: todos los turistas deberán vacunarse

Lo advirtieron autoridades sanitarias, ante la aparición la pasada semana de monos aulladores muertos por esa enfermedad en Posadas, Misiones. El alerta está dirigido a los viajeros que pasen por esa región o vayan a zonas endémicas de Brasil y Paraguay.

La aparición la pasada semana de monos aulladores muertos por fiebre amarilla en Posadas, Misiones puso en alerta a las autoridades sanitarias, que advirtieron que deberán vacunarse todos los turistas que pasen por esa región o vayan a zonas endémicas de Brasil y Paraguay.

La vacuna es gratuita, su efectividad dura diez años y recomiendan aplicársela entre diez y quince días antes de viajar.

El Ministerio de Salud bonaerense informó que la primera tanda de vacunas provistas por la Nación está disponible en todos sus centros de vacunación y en el Hospital General San Martín de La Plata, donde opera una unidad de asesoramiento integral al viajero, antes, durante y luego de realizado el viaje.

"Deben vacunarse las personas entre 9 meses y 65 años que tengan previsto viajar o atravesar zonas de riesgo de fiebre amarilla, explicó el director de Epidemiología bonaerense, Mario Masana Wilson.

"Para los casos que no están comprendidos entre estas edades debe hacerse una evaluación puntual de cada uno, para evitar posibles efectos adversos de la vacuna", agregó.

El hallazgo, la semana pasada, de monos enfermos muertos en Posadas, se suma a los aparecidos en octubre último en Cataratas del Iguazú, lo que no sólo da cuenta de la presencia del virus de la fiebre amarilla en la franja limítrofe entre Argentina y Brasil, sino también, de que éste va bajando hacia el sur.

El verano pasado, luego de seis décadas sin informarse un solo caso autóctono, se registraron ocho en humanos, en Misiones, y varias decenas en países limítrofes.

Las altas temperaturas y las abundantes precipitaciones multiplican la presencia y actividad de los mosquitos trasmisores de esta enfermedad, que se cuenta entre las más peligrosas que acechan al viajero.

El responsable de su transmisión en las zonas urbanas es el mosquito aedes aegyptis, que también contagia el dengue, en tanto que en zonas selváticas su vector es el mosquito haemagogus.

La fiebre amarilla es una enfermedad infecciosa aguda de origen viral que tiene una duración breve y es de gravedad variable, puesto que puede progresar con manifestaciones hemorrágicas y afectar órganos vitales.

La enfermedad se presenta con fiebre, dolores musculares y de cabeza, e ictericia; y el período de incubación es de 3 a 6 días.

Su agente etiológico es un arbovirus del género Flavivirus y la mortalidad en los casos sintomáticos varía entre el 5% y el 50%.

La mayor cantidad de casos de afectados se da entre los 10 y los 29 años, pero la mayor tasa de letalidad en Latinoamérica se da entre los mayores de 50 años y los menores de 5 años.

Se informó que deberán vacunarse las personas cuyo destino sea, en la Argentina, la provincia de Misiones y la zona de Cataratas (triple frontera); en Paraguay, la zona de Asunción; y en Brasil, la zona fronteriza con Argentina, la región selvática del Amazonas y el estado de Goias (Brasilia).

En cambio, no será necesario vacunarse si el destino es la costa brasileña, excepto que para llegar se deba atravesar alguna de las zonas de riesgo mencionadas.

"Si el turista viaja vía área, por ejemplo, de Buenos Aires a Río, no necesita vacunarse. Si en cambio, hace el trayecto vía terrestre, debe asesorarse para saber si pasa por una zona epidémica y en ese caso inmunizarse", explicó Masana Wilson.

Fuera de la vacunación, una de las principales acciones de prevención contra la fiebre amarilla es impedir la presencia del mosquito transmisor en las viviendas y en el entorno.

En ese sentido, se recomendó evitar el agua estancada y renovar cada tres días la de floreros, peceras y bebederos; desechar objetos al aire libre que puedan acumular agua de lluvia; mantener boca abajo baldes y tinajas; y tapar tanques o barriles.

Para protegerse de las picaduras de mosquitos deberán utilizarse espirales, pastillas o líquidos fumigantes; aplicarse repelentes en las partes expuestas; y colocar mosquiteros, tules o telas metálicas en las aberturas de las viviendas.




Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados