OSSE: Restringido de 11 a 17
17/12/2008

Para la Iglesia, la misa por el aniversario del Beagle buscará dar una señal de “unidad"

El titular de Pastoral Social, monseñor Jorge Casaretto, aseguró que será “un acto histórico”. A la ceremonia fueron invitados, además de la Presidenta, el vice Julio Cobos, gobernadores, empresarios y sindicalistas. “El deseo es que el pueblo esté bien representado. Nosotros simplemente cursamos las invitaciones”, dijo el religioso.

La Iglesia remarcó hoy que la celebración del próximo lunes en Luján y del que participará la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para conmemorar los 30 años del inicio de la mediación papal que evitó la guerra con Chile por el canal del Beagle, será "un acto histórico del pueblo" que buscará dar una señal de "unidad entre todos los argentinos".

Así lo afirmó hoy el titular de Pastoral Social, monseñor Jorge Casaretto, en una conferencia de prensa que brindó este mediodía en la sede porteña del Episcopado, en la que se dieron detalles de la misa y el acto cívico que se realizarán el lunes 22 a las 19 en el santuario de Luján.

"La clave es que el acto en sí será del pueblo argentino. No hacemos ninguna otra especulación", consideró Casaretto -quien estará a cargo de la homilía de la misa en la basílica-, y deseó que la celebración contribuya a "la unidad entre todos los argentinos".

A la misa -que será presidida por el titular del Episcopado, cardenal Jorge Bergoglio, y concelebrada por un numeroso grupo de obispos- fueron invitados el vicepresidente Julio Cobos, representantes de los tres poderes del Estado, así como gobernadores provinciales, empresarios, sindicalistas y otros credos.

"El deseo es que el pueblo argentino esté bien representado. Nosotros simplemente cursamos las invitaciones", dijo el obispo de San Isidro.

Tras la celebración eucarística en el interior del templo, que tendrá como lema "Queremos la paz, eduquemos para el diálogo", la primera mandataria encabezará un acto cívico desde un estrado colocado frente al santuario, acompañada por el cardenal Bergoglio.

"Para la Iglesia, se trata de un acto histórico y muy importante que venimos preparando desde el año pasado junto a la Iglesia de Chile", precisó el vocero del Episcopado, Jorge Oesterheld.

Es que casi simultáneamente, con una hora de diferencia, pero respetando la misma estructura, el Episcopado trasandino realizará su propia celebración en el santuario nacional de Maipú, presidida por el titular del Episcopado trasandino, monseñor Alejandro Goic, y a la que asistirá la mandataria Michelle Bachelet.

Según indicó Oesterheld, la jefa de Estado argentina estará ubicada en un lugar especial dentro del templo, cerca del altar, en tanto que el resto de los invitados se ubicarán en los bancos, siguiendo el protocolo para estos casos.

"El marco será eminentemente religioso, en el que lo fundamental es la participación de los representantes del pueblo que fue el beneficiario de la mediación de Juan Pablo II", dijo Casaretto y destacó la herramienta que significó la mediación hace 30 años.

"Si miramos la historia, no siempre encontramos gestos tan altruistas. Todos sabemos lo que hubiera significado una guerra entre Argentina y Chile", agregó Casaretto, asesor de la Comisión de Justicia y Paz, encargada de la organización del evento.

Finalmente, el vocero episcopal indicó que el lema y el sentido del acto se enmarcan en el último documento difundido por el Episcopado "Hacia un Bicentenario en justicia y solidaridad", que propone el "diálogo y la convivencia entre los argentinos como eje central para llegar sin exclusiones ni injusticias" a los festejos por los 200 años de la Revolución de Mayo.

Entre medio de ambas celebraciones, se realizará un gesto entre los dos pueblos: una familia chilena que reside en Argentina recibirá una réplica de la Virgen de Luján, en tanto que en Maipú una familia argentina hará lo propio con una imagen de Nuestra Señora del Carmen, patrona de país trasandino.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados