OSSE: Restringido de 11 a 17
03/12/2008

Estudiantes peleó con todo, pero empató con Inter y se quedó sin la Copa Sudamericana

Había ganado 1-0 en los noventa minutos con mucha garra y la habitual mística copera. Pero en tiempo suplementario el que festejó fue el conjunto brasileño gracias a un gol de Nilmar que puso el 1-1. Alayes marcó el tanto del Pincha, pero no le alcanzó a los de Astrada para celebrar. Los de Porto Alegre son el primer club brasileño en quedarse con el torneo. Braña y Boselli se fueron expulsados en el final.

Por la hazaña y con la ilusión como estandarte. Así salió a jugar Estudiantes su partido más trascendental del año ante el Inter de Porto Alegre, por la final de la Copa Sudamericana. En la ida, el equipo platense había caído 1-0 en un encuentro muy duro disputado en La Plata. Por eso, en Brasil, los de Leonardo Astrada tenían que salir a matar o a morir.

Desde el inicio, el Pincha intentó ser el generador de juego, pero Inter inquietaba más jugando de contra que cuando Estudiantes manejaba los hilos. Así, por ejemplo, a los seis minutos Angeleri tomó la pelota en zona defensiva, jugó una pared con Gastón Fernández pasada la mitad de la cancha, llegó al fondo y tiró el centro que no encontró a Verón, quien se había resbalado y no pudo conectar con su derecha el balón.

En cambio, el Inter llegaba ordenado a pesar de jugar de contra y conectaba a sus buenos hombres de mitad de cancha hacia delante para intranquilizar a la defensa platense, que generalmente respondía sacando la pelota al córner o con cabezazos de la dupla Alayes-Desábato. Así, con D'Alessandro y Alex como líderes del ataque, el local intentó mediante juego colectivo llegar al gol. Y su mecánica parecía ser más simple y efectiva que la de su rival.

Sin embargo, Estudiantes tuvo su punto de inflexión. Fue a los 32 minutos, tras un tiro libre que Boselli –el solitario delantero del Pincha esta noche- mandó adentro. Y, a pesar de que el árbitro uruguayo Larrionda se apoyó en su asistente y le cobró posición adelantada, cuando el que estaba en offside era Alayes, esa jugada provocó que Estudiantes recuperará la memoria y su mística copera.

Apoyado en Andújar, debajo de los tres palos, Desábato en el fondo y Angeleri haciendo un gran desgaste físico y jugando de ida y vuelta por el sector derecho, el Pincha le jugaba de igual a igual al Inter, pero el gol seguía sin aparecer. Casi lo consigue, por el contrario, Andrezinho, con un tiro muy fuerte que sacó el arquero de Estudiantes al córner.

En el segundo tiempo, la primera jugada de peligro volvió a ser protagonizada por el volante brasileño, quien picó por la izquierda y su remate se fue cerca del palo. Sin embargo, Estudiantes despertó y buscó el gol, tras mantener el cero durante los 45 minutos iniciales. Y lo consiguió a los 19 minutos, tras un tiro libre de Benítez que Alayes mandó a la red con una excelente volea de derecha para mantener vivas las ilusiones del equipo platense de ser campeón.

En los últimos diez minutos la imprecisión de ambos equipos hizo que sus ganas no pudiesen más que su juego para quedarse con la Copa Sudamericana. Y si bien, a los 44, Angeleri estuvo cerca de recibir su premio por la gran noche realizada, su tiro fortísimo se fue por el costado del palo derecho del arquero Lauro. El pitazo final de Larrionda anunció lo que Astrada desde el banco no quería que pasara porque veía que Estudiantes era más: el tiempo suplementario.

En el primer tiempo ambos tuvieron chances de quedarse con el ansiado título. La primera fue para el conjunto brasileño, a los once minutos, cuando Andújar evitó que un tiro desde la derecha –tras varios rebotes- ingresara a su arco. Un minuto más tarde llegó la réplica para el Pincha: Angeleri la cruzó para Calderón, pero entre el tiro del delantero y la red se interpuso un defensor local para mantener esa igualdad 1-1 en el global.

En el segundo, en tanto, la figura del Inter se agrandó y a los cinco minutos apenas casi consigue el 1-1, con un centro cerrado de D'Alessandro, que sacó con lo justo Angeleri antes de que la pelota se metiera en el ángulo superior derecho de Andújar. Sin embargo, tres minutos más tarde, el equipo brasileño tendría revancha de esa situación. Nilmar, tras un rebote del arquero pincha, consiguió el 2-1 en el global para que Inter se quedara con la Copa, esa por la que Estudiantes tanto luchó pero que se le escapó en el último suspiro. Para el final sólo quedó la impotencia del Pincha traducida en las expulsiones de Braña y Boselli, aunque sin que eso empañara el gran esfuerzo del equipo de Astrada en el torneo continental.

Copyright© 2017 - laseptima.info - Todos los derechos reservados